El PP organizará una convención para hacer frente al soberanismo

La dirigente popular cree que Ciutadans no podría solucionar los problemas derivados del soberanismo
La dirigente popular cree que Ciutadans no podría solucionar los problemas derivados del soberanismo

El PP en Cataluña tiene ante sí un panorama difícil en Cataluña. Las encuestas van a la baja y la sombra de Ciutadans es alargada. Ante la necesidad de recuperar su espacio político, los populares han diseñado una convención política a finales de enero con el objetivo de mostrarse ante los catalanes como «el único partido útil para frenar el independentismo».

La presidenta del PP, Alicia Sánchez-Camacho, explicó ayer, en declaraciones a Ep, que la estrella de la convención sería el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aunque su presencia aún no está confirmada. Si finalmente brinda su apoyo a la iniciativa de Sánchez-Camacho, será la primera visita que haga en Cataluña desde la convocatoria de la consulta. Además de líderes políticos, en el encuentrotambién participarán personalidades ajenas al partido. La popular aseguró que «el problema que ha generado Artur Mas» preocupa mucho al Ejecutivo y es una de sus prioridades, por lo que se espera que su presencia en Cataluña sea habitual a lo largo del año 2014, en el que además del debate sobre la consulta se celebrarán elecciones europeas.

En cualquier caso, el mano a mano electoral de Ciutadans y PP que pronostican las encuestas preocupa poco a la dirigente popular. A su juicio, sólo el PP está capacitado para sacar al país de la crisis y hacer frente al debate soberanista en contraposición a «otra formación residual que, por mucho que crezca, no va a solucionar el problema independentista en Cataluña». «Quiero preguntarles: ¿Si votan a otra formación como C's, quién frenará la declaración unilateral de independencia en Europa? ¿C's? ¿O el mejor y más grande partido que hay en Europa?», apuntó Sánchez-Camacho.

La popular apuntó que el desgaste de gobernar tiene un coste que otros partidos no asumen y que, por lo tanto, puede causar un «voto de castigo» para los populares, pero se mostró convencida de que el PP será capaz de voltear esa tendencia.

Sobre la posibilidad de que el presidente del Gobierno y el de la Generalitat se reúnan próximamente, Sánchez-Camacho advirtió de que «sobre la ilegalidad y sobre lo que divide no se dialoga» y auguró que Rajoy instará a Mas a rectificar y frenar su apuesta soberanista.

«Puro teatro»

Para la dirigente popular, todo lo referente a la consulta debería cerrarse en el momento en el que el Congreso rechace la transferencia a la Generalitat de la capacidad para convocar referéndums, ya que tanto Mas como el líder de ERC, Oriol Junqueras, deberían acatar, a su juicio, la voluntad de la mayoría. «Si Mas y Junqueras no aceptan esa respuesta estarán demostrando que todo lo que hacen es puro teatro y pura comedia», añadió Sánchez-Camacho. Ante los posibles escenarios que se abrirían tras el rechazo del Congreso a transferir la consulta mediante el artículo 150.2 de la Constitución, la dirigente popular ha descartado que Mas convoque una consulta popular «porque estaría haciendo el ridículo» y nunca sería legitimada a nivel internacional. Sobre una hipotética convocatoria de elecciones plebiscitarias para proclamar unilateralmenmente de independencia, aseguró que las instituciones europeas frenarían cualquier declaración de ese tipo.