El rector de la UB no descarta «salir a la calle» en protesta por los recortes

Denuncia la «falta de voluntad política» para mejorar la financiación de las universidades, que están en «situación crítica»

El rector de la UB, Joan Elies
El rector de la UB, Joan Elies

Denuncia la «falta de voluntad política» para mejorar la financiación de las universidades, que están en «situación crítica»

Desde la crisis, que supuso significativos recortes presupuestarios en la partida destinada a universidades, año tras año se repite la misma imagen: los rectores lamentan la falta de recursos y claman por recuperar la situación pre crisis para garantizar la calidad del sistema, mientras que Gobierno y Generalitat muestran su buena voluntad pero ésta no se traduce en mejoras presupuestarias concretas.

Y este año, más de mismo, con la salvedad que, tal y como apuntaba ayer el rector de la Universidad de Barcelona, Joan Elias, durante un desayuno con periodistas «ahora ya hemos tocado hueso». «Ya no aguantamos más», advertía y recordaba que «desde 2017, cuando la partida presupuestaria para universidades era de 766 millones -142 millones menos que en 2009-, no ha habido ninguna mejora y todo apunta a que en 2020 la situación se mantendrá».

Según la información que maneja el rector, todo hace pensar que en los próximos presupuestos, los de 2020, no se atenderá la demanda del sector, que solicita volver a la cifra de los 900 millones de euros de presupuesto, otros 100 millones más para el Plan de Inversión de Universitaria que se destinarían a mantenimiento - de los cuales 30 millones serían para la UB-, así como una rebaja de las tasas universitarias y una compensación a las universidades por ello.

«Por los datos que tengo, en el borrador de los presupuestos ni siquiera se hace una mínima aproximación en la línea de incrementar la financiación», denunciaba ayer Elias, quien consciente de las dificultades para conseguir los objetivos presupuestarios del sector, matizaba que «si de cara al 2020 no se pueden cumplir nuestras expectativas, al menos universidades y gobierno deberíamos negociar un calendario para acabar llegando a estas cifras». «Si hay voluntad política, si hay un gesto en los presupuestos, podemos negociar», añadía.

Sin embargo, para el rector de la UB el problema principal es que no hay voluntad política. Pese a que está en trámites la aprobación del Plan Nacional sobre Conocimiento y que varios políticos, entre ellos el presidente de la Generalitat, han manifestado públicamente su compromiso con las universidades por considerarlas una prioridad social, Elias recordaba que «con declaraciones no se hace política, la política se hace con presupuestos» y alertaba que «la situación es crítica a nivel económico». «Si el tema de la universidades no se pone en la agenda política, el sistema universitario irá perdiendo posiciones» y competitividad.

Movilizaciones

Pese a que la Universidad de Barcelona se mantiene aún en la cabeza de todos los ranking de universidades- ocupa la 106ª posición en el de Shanghai- y sigue siendo un referente europeo, su rector es consciente de que «ahora nos encontramos en un momento crítico: o conseguimos mantener nuestro liderazgo académico y científico o pasaremos a una situación de terca o cuarta fila en el sistema universitario».

«Con el esfuerzo y sacrificio de mucha gente y debido a que estamos viviendo aún del gran boom de esta universidad, la UB ha conseguido mantenerse en una posición de liderazgo, pero hay muchos países que están invirtiendo, de manera que nuestra velocidad de crecimiento es mucho menor que la del resto», explicaba Elias, quien recoraba el papel social del de las universidades. «Nostros estamos formado a los profesionales del futuro y eso es una gran responsabilidad» y denunciaba que «la balanza de lo que las universidades públicas damos al país y lo que recibimos no está compensada»

«Estamos en tiempo de descuento», aseguraba el rector, quien además lamentaba que «se han perdido muchas oportunidades de revertir la situación», por lo que advertía que «en cualquier momento puede pasar cualquier cosa, porque ya no aguantamos más». En esta línea. Elias no descartaba que a corto plazo se lleven a cabo movilizaciones del sector y contemplaba una posible «parada de las universidades o incluso salir a la calle». De hecho, según el mismo contó durante el encuentro con periodistas, la consellera Chacón ya advirtió al presidente Torra que «no descartara que las universidades salgan a la calle».

La UB, las más perjudicada

En el caso concreto de la Universidad de Barcelona, el impacto de los recortes tras la crisis ha sido muy significativo.

Según su rector, «la UB ha sido la más castigada porcentualmente. En otras universidades, el impacto de los recortes es menor» y recordaba que «en nuestro caso, el mantenimiento ordinario es lo que más sufre». «Necesitamos al menos 30 millones para el mantenimiento y llevamos años por debajo de lo que es razonable para mantener», se lamentaba