El TSJC imputa a Forcadell por permitir las mociones soberanistas

La presidenta del Parlament acudirá como investigada, así como los otros miembros de la Mesa de JxSí y también Joan Josep Nuet de Csqpt, al que también han imputado

Carme Forcadell coincidió ayer con Carles Puigdemont y Soraya Sáenz de Santamaría en Barcelona, entre otras autoridades
Carme Forcadell coincidió ayer con Carles Puigdemont y Soraya Sáenz de Santamaría en Barcelona, entre otras autoridades

La presidenta del Parlament acudirá como investigada, así como los otros miembros de la Mesa de JxSí y también Joan Josep Nuet de Csqpt, al que también han imputado.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) citó ayer a declarar como investigados a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a otros tres miembros de la Mesa de la cámara catalana de Junts pel Sí (JxSí), y también a Josep Nuet de Catalunya Sí que es Pot (Csqp), al que la Fiscalía no acusa de momento.

Las declaraciones tendrán lugar el 8 de mayo, y falta por ver si habrá otra movilización soberanista, tal y como ha ocurrido en episodios similares, también a las puertas del alto tribunal catalán. Forcadell está investigada por haber permitido votar resoluciones independentistas en el Parlament.

En su auto, la magistrada del TSJC Maria Eugènia Alegret acordó estas citaciones a raíz de la querella de la Fiscalía, que acusa a Forcadell y al resto de miembros de JxSí de desobedecer al Tribunal Constitucional (TC), al permitir que la cámara catalana votara las citadas resoluciones a favor de un referéndum independentista.

De esta manera, Forcadell declarará el 8 de mayo, la secretaria primera del Parlament, Anna Simó lo hará el mismo día. El 12 de mayo comparecerán el vicepresidente de la cámara, Lluís Corominas, y la secretaria cuarta, Ramona Barrufet. Finalmente, Nuet se personará el 23 de mayo, para que se le comunique su situación de investigado y entregarle la querella.

En su querella, la Fiscalía no acusaba de los citados delitos a Nuet, pese a que también votó a favor de que el Parlament debatiera las propuestas soberanistas, al entender que, de acuerdo con su trayectoria política, no tenía la voluntad de incumplir los mandatos del tribunal.

La querella por las dos resoluciones que aprobó el Parlament a favor del referéndum soberanista se suma a la que la Fiscalía interpuso contra Forcadell, por permitir que la cámara catalana votara en julio las conclusiones de estudio del proceso constituyente, que abrían la puerta a una vía unilateral hacia la independencia.

Las reacciones no se hicieron esperar. El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el Govern trasladaron todo su «apoyo» a los cinco miembros de la Mesa citados.

Por su parte, la portavoz adjunta del PP catalán, Esperanza García, manifestó su respeto por los procedimientos judiciales, y subrayó que llevar a cabo actos que «incumplen» resoluciones judiciales tiene sus «consecuencias». García añadió que respeta «los tiempos y la independencia» de la Justicia, e insistió en que la resolución votada en el Parlament fue vetada por el TC.

Desde C’s, su portavoz, Carlos Carrizosa, acusó a los soberanistas de «judicializar la política al incumplir las leyes». Recordó que «todo el mundo es igual ante la ley», y que los políticos «no tienen privilegios», y deben permitir a los tribunales «trabajar sin presiones».