Europa

Felip Puig: «La crisis ya es pasado»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hace menos de una semana, el consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell, admitió que, para cumplir con el objetivo de déficit, los Presupuestos del próximo año volverán a recortar una paga extra a los funcionarios e implantarán nuevos impuestos con el fin de ingresar 1.700 millones de euros más. Ajeno a estos anuncios, el conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, aseguró ayer que la crisis ya forma parte del «pasado».

En una rueda de prensa donde presentó las principales actuaciones previstas en la estrategia industrial, que el gobierno catalán quiere poner en marcha en el período 2013-2016, Puig afirmó que «hay que reordenar el escenario económico en que nos encontramos, acabando con las políticas de subvenciones desde las administraciones públicas y recurriendo a nuevos métodos».

Así, a pesar de una tasa de paro que según la última Encuesta de Población Activa(EPA)alcanzó el 23,9 por ciento, el conseller advirtió que la misión de la Generalitat ahora es de plantear una estrategia industrial en la que el protagonismo será del sector privado. En este nuevo escenario, las empresas tendrán la responsabilidad de invertir los recursos necesarios para recuperar el tejido económico. De esta manera, el Govern jugará un papel de acompañamiento, apoyando y facilitando la actividad del sector privado.

Sobre los recursos y presupuesto con los que cuenta la nueva estrategia, Puig afirmó que no puede decir lo que se destinará, pese a que añadió que las cuentas para el próximo año «se estabilizarán y no seguirán cayendo». Admitió además que «sería incongruente presentar una memoria económica o una previsión inicial de recursos a invertir para materializar el plan». Así las cosas, la Generalitat no tiene aprobados los presupuestos para el 2014, todavía prevé que «los recursos serán modestos pero facilitarán esta estrategia industrial».

La nueva política del departamento de Empresa y Empleo incluye diferentes programas estratégicos: uno basado en los clústers, otro en la innovación empresarial, otro en la internacionalización y un cuarto en la reactivación industrial.

Asimismo, integra diferentes ámbitos como la alimentación, la energía y los recursos, los sistemas industriales, las industrias relacionadas con el diseño, la movilidad sostenible, las de la salud y las basadas en la experiencia, como el deporte.

«Cataluña será industrial, o no será. Esta apuesta no es coyuntural ni obedece a la moda de Europa. Forma parte de nuestro proyecto económico, tradiciones y valores» incidió Puig, mostrandose optimista sobre el futuro de la industria catalana. Más allá, puso énfasis en que en 2014 se podrán «liberar» algunos recursos comprometidos a la amortización de la deuda contraída en los dos últimos años, como consecuencia de la política del anterior gobierno tripartito. Según el conseller el futuro está además en el ámbito logístico y del turismo.

Los sindicatos CC OO y UGT criticaron ayer la afirmación de Puig sobre el final de la crisis. El secretario general de CC OO, Joan Carles Gallego, replicó al conseller que Cataluña «continúa instalada en la crisis y en las políticas de recortes» pese a la visión optimista sobre la situación económica expresada por el responsable de empresa y empleo. Por su parte, el secretario de acción sindical de UGT, Camil Ros, acusó a Puig de «hacer una campaña de publicitad industrial y ocupación sin políticas industriales ni de ocupación reales».