Interior readmite a los ocho mossos imputados por la muerte de Benítez

Los mossos imputados llegaron a los juzgados con capuchas, gafas de sol y apoyados por sus compañeros
Los mossos imputados llegaron a los juzgados con capuchas, gafas de sol y apoyados por sus compañeros

La conselleria de Interior ha decidido levantar la suspensión a los ocho agentes de los Mossos d'Esquadra imputados por la muerte del empresario del Raval Juan Andrés Benítez, que falleció tras una pelea con otro hombre y ser reducido y detenido por los policías. Un comunicado del departamento confirmó ayer que los imputados no se reincorporarán a la comisaría en la que trabajaban en el momento de los hechos, la de Ciutat Vella.

El texto señala que «los ocho agentes del cuerpo de los Mossos no regresarán a la comisaría de Ciutat Vella, y se integrarán en otros servicios policiales». La nota también anuncia que modifica las medidas cautelares de suspensión de funciones que había aplicado a ocho de los diez agentes imputados por la juez.

Medidas modificadas

El departamento especificó que ha resuelto modificar las medidas cautelares, impuestas el pasado 4 de noviembre, a la vista de de sus declaraciones ante la magistrada, de la modificación del informe realizado por la Policía Nacional – en calidad de Policía Judicial – y del informe forense definitivo. El resultado es el traslado del destino, además del final de la suspensión de sueldo. Interior no concretó sus futuras comisarías, y la reincorporación no es inmediata, sino que tardará unos días.

Interior suspendió a ocho agentes después de que la juez les imputase por los presuntos delitos contra la vida, la integridad moral, obstrucción a la Justicia y coacciones. Pese a su reincorporación, la situación judicial de estos mossos no ha cambiado. La magistrada mantiene también imputados a otros dos policías implicados en el caso, que son el agente que limpió la mancha de sangre en el lugar de la reducción de Benítez y la mossa que subió a pedir a una vecina que destruyera las imágenes que había tomado de los hechos. La conselleria no les ha apartado del cuerpo ni les ha aplicado medidas cautelares, al estar únicamente acusados de un delito de obstrucción a la Justicia.

En sus declaraciones ante la juez, los mossos implicados negaron haber golpeado a Benítez en la cabeza, y recordaron su estado de excitación en el momento de la reducción. Aseguraron que actuaron siguiendo siempre el protocolo policial y que no se extralimitaron en sus funciones y añadieron que el empresario se estaba agrediendo a sí mismo.

La difusión de las imágenes grabadas por los vecinos de la acción policial provocó una gran polémica e incluso un cruce de acusaciones entre el conseller de Interior, Ramon espadaler, y el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz, con motivo del citado informe de la Policía Nacional, que contenía algún error que fue subsanado posteriormente.

Pese a que la juez considera «clara» la implicación de los imputados en la muerte de Benítez, la autopsia practicada al empresario concluyó que es «imposible» determinar qué grado de implicación tuvo cada uno de los factores que propiciaron el deceso. Uno de ellos es el cuadro de politraumatismos de la víctima.