Política

JxCat volverá a intentar la investidura de Puigdemont

Torrent quiere poner en marcha «próximamente» la comisión para abordar la reforma.

Quim Torra siempre ha dicho que una de sus prioridades es que Puigdemont vuelva a ser el president
Quim Torra siempre ha dicho que una de sus prioridades es que Puigdemont vuelva a ser el president

Torrent quiere poner en marcha «próximamente» la comisión para abordar la reforma.

El portavoz adjunto de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol, explicó ayer que su partido quiere activar la reforma del reglamento de la Cámara catalana para «poner al día» ciertas herramientas de la institución que deben ser actualizadas, ha argumentado.

«Queremos poner al día el reglamento del Parlament que está pensado para cuando la tecnología no era la que tenemos ahora al alcance y para cuando en este Parlament había una concordia y un ‘fair play’ que hoy no existen», ha explicado en rueda de prensa.

Fuentes de JxCat consultadas por Europa Press explicaron que su idea es que se constituya la comisión del reglamento para que allí todos los partidos formulen las «propuestas» que consideren oportunas para mejorar el funcionamiento de la Cámara.

Las mismas fuentes añaden que, por descontado, una de las propuestas que llevará el grupo de JxCat es la posibilidad de investir «telemáticamente» al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, actualmente en Bélgica, para ser poder ser investido a distancia.

El presidente de la Cámara, Roger Torrent, tiene previsto activar «próximamente» la comisión del reglamento del Parlament en la que debería abordarse esta reforma, han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Según ha publicado el diario «Ara», la idea de Torrent es constituirla esta semana o la próxima, lo que con toda probabilidad abrirá una nueva controversia entre partidos, ya que varios grupos se oponen a esta medida.

JxCat ha intentado en esta legislatura dos vías para investir Puigdemont a distancia y las dos han resultado fallidas, pero el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha asegurado en varias ocasiones que una de sus prioridades sigue siendo dejar su puesto al expresidente.

El primer intento fue el 30 de enero de este año, cuando Torrent aplazó el pleno de investidura previsto para Puigdemont, contra el que pesaba la advertencia de la justicia de que para ser investido debía comparecer presencialmente ante la Cámara y bajo autorización judicial.

El segundo intentó fue a finales de mayo, cuando el Parlament aprobó una ley para investir a Puigdemont a distancia, pero que cinco días más tarde fue suspendida por el Tribunal Constitucional y JxCat y ERC desistieron de seguir adelante.

Cs, PP y PSC ya han advertido en varias ocasiones de que se oponen a una reforma del reglamento del Parlament de estas características, ya que argumentan que un cambio así tiene que ser por consenso, y que la investidura de Puigdemont no lo tiene. Además, investir a Puigdemont a distancia es uno de los temas que más ha tensado las relaciones entre JxCat y ERC en esta legislatura, hasta el punto de que llegaron a sopesar elecciones anticipadas, pero finalmente decidieron investir a Torra –por el camino también fallaron las investiduras de Jordi Sànchez y Jordi Turull–.