La Fiscalía investiga por injurias el gag de TV3 sobre los Mossos d’Esquadra

Se daba a entender que los Mossos d’Esquadra son unos ‘perros’ “agresivos y rabiosos”. Cuatro sindicatos lo denunciaron

Se daba a entender que los Mossos d’Esquadra son unos ‘perros’ “agresivos y rabiosos”. Cuatro sindicatos lo denunciaron

La denuncia de la Trisindical de los Mossos d’Esquadra -que agrupa al Sindicato de Policías de Cataluña (SPC), el Colectivo Autónomo de Trabajadores (CAT) y al Sindicato de Mossos d’Esquadra (SME)-, y de la Asociación de Mandos de Policía de Cataluña ha surgido efecto. La Fiscalía de Barcelona ha abierto diligencias de investigación por un presunto delito de injurias a los cuerpos de seguridad por un gag de un programa de humor emitido en TV3 . Concretamente, los sindicatos SPC, SME y CAT–ME denunciaron la pasada semana que en una edición del programa «Està passant» dirigido por Toni Soler se llamó «perros de mierda» a los policías, en referencia a sus actuaciones frente a los violentos disturbios ocurridos en los últimos días en Barcelona y otras ciudades catalanas.

En el citado gag, en el que también se llamó «putos perros» a los agentes y se mostró una fotografía del citado animal con un gorro policial. Ese día , el programa de Toni Soler emitió un vídeo en el que se hablaba de “perros” (jugando con el equívoco del parecido en catalán entre la palabra ‘gossos’ y ‘mossos’) y alertaban de la necesidad de “vigilar” ante “ciertos tipos” de animales “muy peligrosos”.

Aseguraban también que algunos perros lanzan balas de ‘foam’ y están “rabiosos y agresivos”, y concluían que la culpa es de sus dueños, momento en el que aparecía una imagen del conseller de Interior, Miquel Buch.

El vídeo se emitió en plena ola de críticas desde sectores del independentismo ante la actuación de los Mossos d’Esquadra frente a los disturbios en Barcelona y otras ciudades catalanas a raíz de las protestas por la condena a la cúpula del ‘procés’.

De esta manera, la Fiscalía admitió la denuncia de los sindicatos, y acordó la apertura de diligencias, que es la etapa inicial de la investigación que puede alargarse un mínimo de seis meses bajo secreto.