El PP de Barcelona pide a Colau retirar la "Guía de comunicación inclusiva"

El Ayuntamiento de Ada Colau ha editado una guía con la que desterrar expresiones como “lloras como una niña” o “esto es una mariconada”.

El Ayuntamiento de Ada Colau ha editado una guía con la que desterrar expresiones como “lloras como una niña” o “esto es una mariconada”.

El presidente del Grupo municipal Popular de Barcelona, Josep Bou, ha pedido a la alcaldesa, Ada Colau, la retirada de la "Guía de comunicación inclusiva"que ha editado el Ayuntamiento para sensibilizar sobre "una comunicación libre de estereotipos y prejuicios".

En el comunicado de prensa, Bou denuncia que la guía señala como "expresiones excluyentes", "padres y madres"y como "racistas", "persona inmigrante, inmigrante ilegal o terrorismo yihadista".

La guía propone y argumenta utilizar expresiones alternativas, como "las familias", para "padres o padres y madres"; "persona migrante", en el caso de "persona inmigrante"; o usar el nombre concreto del grupo terrorista en vez de los términos "terrorismo islámico"o "yihadista".

El consistorio empezó a mediados de junio a distribuir los 62.000 ejemplares de la primera edición de este documento que hace "recomendaciones"sobre el uso del lenguaje al hablar de temas como "racismo, prejuicios étnicos y culturales, género, personas con discapacidad y salud mental".

Además de la retirada, el presidente del PP catalán ha pedido conocer el coste de la guía y los criterios seguidos para definir algunas expresiones o palabras como excluyentes, racistas o no respetuosas.

Bou ha acusado a Colau de querer "ser la nueva RAE" y de pretender "adaptar el lenguaje a su ideología de extrema izquierda, cuando debería preocuparse más de la inseguridad que padece Barcelona"

Este documento editado por el Ayuntamiento de Barcelona recoge varios apartados para “ayudarnos a construir un mundo más justo e igualitario”. Y que pide desterrar expresiones como “que te den por el culo” (mucho mejor “vete a freír espárragos”).

“Una comunicación libre de estereotipos y prejuicios y que sea respetuosa con los colectivos oprimidos y/o vulnerabilizados es esencial para una buena convivencia”: así comienza la "Guía de comunicación inclusiva".

Racismo

Tras destacar que un “tercio de la ciudadanía de Barcelona proviene de orígenes y contextos culturales diversos” y indicar que las “razas no existen, el racismo sí”, la publicación recoge las expresiones que usamos habitualmente como “consecuencia directa del etnocentrismo y el racismo” y propone alternativas:

Persona inmigrante. Usemos persona migrante. La migración es un proceso que empieza y acaba. No es por sí mismo un rasgo definitorio.

Inmigrante ilegal. Usemos persona en situación (administrativa) irregular. Ninguna persona es ilegal.

Persona de color/ negrito. Cambiémoslo por persona negra / persona racializada / persona afrodescendiente. En español persona de color se considera un eufemismo. El uso de diminutivos implica infantilización y menosprecio.

Moro / mora. Propone sustituirlo por persona del Magreb / persona marroquí / persona argelina... porque moro es un insulto.

Terrorismo islámico. Apuesta por usar el nombre del grupo terrorista en concreto sin asociarlo a todo el islam o reducir la yihad a la violencia.

Raza gitana. Lo correcto es etnia gitana o pueblo gitano.

Tampoco se debería comprar en el chino. Se compra en la tienda o en el nombre de la tienda.

Género y LGTBI

La guía comienza este apartado pidiendo a sus lectores que abran más puertas, dado que un sistema binario es excluyente. Además,” nuestra sociedad patriarcal tiene una visión del mundo y de la cultura que considera todo lo masculino como universal y por encima del resto de géneros; eso fomenta la desigualdad”, concluye.

Así, habla de expresiones excluyentes que propone sustituir por otras más correctas. Se acabó decir “que le den por el culo” que reemplazaremos por “vete a freír espárragos”. Tampoco diremos “esto es una mariconada”, sino “esto es una tontería”. Y por supuesto desterraremos “¡Lloras como una niña!” y diremos “¡Grita y llora tanto como quieras!”.

La guía también pide erradicar “expresiones no respetuosas”, no se debería hablar de “cambio de sexo” sino de “operaciones de afirmación de género”.

Personas con discapacidad o diversidad funcional

Los consejos para usar una comunicación respetuosa para incluir y visibilizar a las personas con discapacidad son los siguientes:

Discapacidad / incapacidad. Persona con discapacidad / persona en situación de discapacidad. Es decir, poner énfasis en la persona y no en la discapacidad.

Deficiente / mongólico. Persona con discapacidad intelectual mongólico

Minusválido. Persona con discapacidad física / persona con movilidad reducida

Y recuerda que una persona sin discapacidad no es “normal” frente a una persona que tiene discapacidad. El concepto de “normalidad” es otra forma de discriminación y exclusión.

Salud mental

Las expresiones no respetuosas como demente/ loco/ trastornado/ enfermo mental/ esquizofrénico han de remplazarse por “persona que tiene un diagnóstico de...”, “persona con problemas de salud mental”, “personas que tienen o conviven con un trastorno mental”...

Y nunca digamos “pareces bipolar”, dado que frivoliza la salud mental. Hay una palabra para definir lo que queremos decir: voluble.

La guía insiste en cómo el lenguaje no inclusivo de los medios de comunicación puede condicionar nuestro pensamiento, sin olvidarse de la importancia de la elección de las imágenes.