La mujer que perdió un ojo el 14N:«Vi un mosso armado, me giré y recibí el impacto»

Varios testigos afirman que los Mossos disparaban en zonas en que no había alborotos

Ester Quintana  a su llegada  a la Audiencia de Barcelona
Ester Quintana a su llegada a la Audiencia de Barcelona

Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo por la actuación policial durante la huelga general del 14N de 2012, ha afirmado hoy que la situación aquel día era de miedo,

Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo por la actuación policial durante la huelga general del 14N de 2012, ha afirmado hoy ante el tribunal que juzga a un subinspector y a un mosso por las lesiones que sufrió que la situación aquel día era de miedo: "Vi un mosso armado, me giré y recibí el impacto".

Al inicio de su declaración ante la sección tercera de la Audiencia de Barcelona, Quintana ha indicado que el grupo en el que iba por el paseo de Gracia de la capital catalana el día de la huelga general estaba rodeado, por lo que no encontraban salida por ninguna parte, ante lo que, ha recordado, su sensación era de "miedo".

En el juicio, el fiscal pide dos años de cárcel y cuatro de inhabilitación en el ejercicio de la profesión para los dos mossos, E.C.P. y Ll.B.B., acusados de un delito de lesiones por imprudencia grave, mientras que la abogada de Quintana solicita para ambos una pena de nueve años de prisión y de inhabilitación, por un delito de lesiones con pérdida de miembro principal. En la segunda jornada del juicio ha declarado también Lluís C., pareja de Ester Quintana que la acompañaba el día de los hechos y que ha asegurado que escuchó dos disparos y un "golpe fuerte"antes de que la manifestante resultara herida.

Según su relato, Quintana se giró hacia él y le dijo "me han dado", tras lo que miró hacia los furgones policiales próximos y asegura vio a un antidisturbio esgrimiendo una "arma larga"en la mano, escopeta con la que se disparan las pelotas de goma y también las salvas.

"La herida de Ester era blanca y ya no tenía ojo, al segundo estaba sangrando", según Lluís C., que ha recordado que Quintana le preguntó "¿tengo ojo?", pero él le contestó que no lo sabía.

Varios testigos que se encontraban en el paseo de Gràcia de Barcelona cuando Quintana cayó herida han reconocido hoy que los Mossos d'esquadra efectuaron disparos en la zona, aunque sin precisar si eran salvas o con munición, pese a que no había alborotos.

Vigilantes y conserjes de los edificios cercanos al lugar donde cayó herida Ester Quintana, en la confluencia entre el paseo de Gràcia y la calle Casp de Barcelona, han relatado hoy ante el tribunal que vieron actuar a varias furgonetas antidisturbios de los mossos d'esquadra unos 20 minutos antes del incidente.

Los testigos, que se han referido a una zona del paseo de Gràcia situada unos metros más abajo del lugar en que Quintana resultó herida, han coincidido en que los antidisturbios actuaban en un momento de "tranquilidad" en el que no estaban ocurriendo incidentes ni enfrentamientos con la policía.

Según la versión de los testigos, varios furgones de los Mossos d'Esquadra se apostaron en distintos chaflanes de paseo Gràcia, los agentes bajaron a toda velocidad de los vehículos y efectuaron varios disparos, aunque sin saber precisar si eran salvas o si los fusiles llevaban munición.

Los testigos han añadido que las distintas actuaciones de los antidisturbios provocaban que la gente arrancara a correr en varias direcciones y que algunas personas se refugiaran en los portales de edificios cercanos, entre ellos los que ellos mismos estaban custodiando.

En la sesión de hoy se ha desmoronado uno de los principales testigos, el de un amigo de la manifestante que en la instrucción del caso aseguró que había visto disparar a un agente con una arma corta en dirección a Quintana, pero hoy ha precisado que en aquel momento tomaba una medicación que le provocaba una "disociación"de la realidad, por lo que no está seguro de haber dicho la verdad.

Otra de las testigos de hoy ha sido una cámara de Gràcia TV que grabó un vídeo en el que se escuchan dos detonaciones y, acto seguido, se oyen gritos procedentes del lugar en que Quintana cayó herida.

La testigo ha señalado que puso en marcha la cámara cuando oyó las detonaciones, la paró y un instante después la volvió a encender para grabar a Ester Quintana, caminando paseo de Gracia abajo y cubriéndose el rostro, una vez recibido el impacto.

Efe