Las familias españolas tiran 1.240 millones de kilos de comida a la basura cada año

Los hogares desperdician el 25% del pan compran cada semana y el 20% de la fruta y la verdura

El pan es el alimento que los hogares más tiran a la basura, se podría rallar o reutilizar para hacer sopa de ajo o puding, las tropas jóvenes de Greta Thundberg tienen un frente más donde luchar contra el cambio climático, en las cocinas de sus casas
El pan es el alimento que los hogares más tiran a la basura, se podría rallar o reutilizar para hacer sopa de ajo o puding, las tropas jóvenes de Greta Thundberg tienen un frente más donde luchar contra el cambio climático, en las cocinas de sus casas

Los hogares desperdician el 25% del pan compran cada semana y el 20% de la fruta y la verdura

Greta Thunberg y el ejército de jóvenes que ha despertado para luchar contra el cambio climático, además de las protestas de los «Fridays for Future», tienen otra batalla que librar en las cocinas de sus casas: evitar el despilfarro de comida. Ojo con el dato, los hogares españoles tiran 1.240 millones de kilos de comida al año. La cifra del VI Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias es para «entrar en pánico», como dice la joven activista.

«Quiero que entren en pánico. Quiero que sientan el miedo que yo siento todos los días. Y quiero que actúen. Quiero que actúen como lo harían en una crisis. Quiero que reaccionen como si nuestra casa estuviera en llamas... porque lo está», dijo la joven activista sueca a los asistentes de la última edición del Foro Económico Mundial de Davos. Pensaba, por ejemplo, en que las emisiones por dióxido de carbono continúan creciendo y que hay poco margen de tiempo para evitar que la temperatura del planeta subirá dos grados. Pero el derroche de comida en los hogares españoles también merece una reacción. Más, cuando el 90% de la población cree desperdicia poco o nada. Quizás sea un mecanismo de autodefensa convencerse a uno mismo de que no tira comida a la basura, pues 9 de cada 10 admite sentirse muy mal cuando lo hace.

Sólo un 11% reconoce que malgasta comida. Pero cuando se les pregunta por lo que han tirado en la última semana, el 27% admite que más de un cuarto de la comida que tenía en casa ha acabado en la basura. Cuatro de cada diez hogares tira las sobras del plato y de estos, el 23% lo hace directamente y hay un 13% que las guarda, pero no las aprovecha. Lo que más se tira es pan, concretamente, una cuarta parte del pan que se compra cada semana va a la basura, cuando se podría reconvertir en pan rallado, por ejemplo, o reutilizar para hacer sopa de ajo. También va a la basura el 20% de la fruta y verdura que se compra a la semana. Lo que más se aprovecha son los huevos y los lácteos.

Rafael Casas, médico experto en la promoción de hábitos saludables que ha colaborado en el estudio, lamenta que pese a que el 39% de la población que derrocha comida admite que tomará medidas, luego, «no pasa de la intención a la acción».

Más allá de las croquetas

La cocina española está llena de recetas de reaprovechamiento. La más popular es la de las croquetas, que tiene mil variantes, casi tantas como el puding, un postre que se hace con restos de pan o pasteles. Pero la responsable de Nutrición de Nestlé España, Laura González, propone sacar partido a las sobras, más allá del refrito, fórmula que utiliza casi la mitad de los hogares. Por ejemplo, hacer un hummus de legumbres con los restos del cocido, unas empanadillas al horno con el pollo asado o una crema con verduras que no lucen buen aspecto.