Los universitarios de Saloufest regresan a las instalaciones deportivas del Reus

Un grupo de ellos decidió continuar ayer la fiesta en el césped del campo de fútbol

Universitarios británicos en las instalaciones del Reus Deportiu
Universitarios británicos en las instalaciones del Reus Deportiu

Un grupo de ellos decidió continuar ayer la fiesta en el césped del campo de fútbol

Los universitarios británicos que participan en el festival Saloufest han vuelto esta mañana a las instalaciones del Reus Deportiu, pero no al campo de fútbol donde ayer se dedicaron a beber alcohol en la hierba en lugar de practicar deporte.

El club Reus Deportiu transmitió sus quejas al Ayuntamiento de Reus por las actitudes incívicas de los estudiantes, que además de ofrecer una mala imagen dañaban la hierba del campo.

El consistorio anunció ayer que prohibía que los estudiantes usaran el campo y que se replantearían el contrato con la organización del Saloufest, la empresa I Love Tours, aunque en España su operador es Sol Active Tours.

La gerente de Sol Active Tours, Doreen Straatman, ha explicado, en declaraciones a Efe, que utilizan dos de los tres campos de fútbol y ha negado que ayer se produjeron desperfectos en el campo de fútbol.

Straatman incide en que los incidentes ocurridos ayer fueron "un hecho puntual" y ha asegurado que hoy trabajan en colaboración con la policía y con los ayuntamientos ya que se trata de dar cabida a "4.600 estudiantes de golpe".

En los municipios vecinos de Riudoms y Cambrils, donde también tienen lugar actividades deportivas destinadas a los universitarios británicos, no se han registrado quejas por el uso de los recintos municipales.

En Reus, tras la polémica desatada ayer por imágenes de botellón y exhibicionismo en la hierba, los estudiantes han regresado hoy para, en teoría, practicar deporte.

En las dos noches que llevan en Salou, no se han registrado tampoco incidentes, aunque sí se han repetido las quejas de los vecinos de la zona de la calle Carles Buigas, que concentra los locales de ocio nocturno del municipio.

Esta es la decimoquinta edición del Saloufest, que se organiza antes y después de los días festivos de Semana Santa para no interferir en el turismo familiar.

Este año, el festival traerá un total de 9.500 estudiantes hasta el próximo 18 de abril, que generarán un impacto de 5 millones de euros.

Mientras bares y hoteles aplauden el Saloufest porque ayuda a avanzar la temporada, los vecinos se quejan de ruido, suciedad e imágenes de descontrol.

Por su parte, el Ayuntamiento de Salou señala que se trata de una iniciativa privada y que velan para que se cumpla la prohibición de consumir alcohol en la calle.