Montjuïc se reinventa como la montaña de los museos

La montaña de Montjuïc
La montaña de Montjuïc

Año nuevo, vida nueva, dice el dicho. Y, aunque no suele cumplirse a rajatabla, en el caso de la montaña de Montjuïc, por curioso que parezca, sí va a ser así. ¿Cómo? Gracias a la recién creada Asociación Montjuïc, Montaña de los Museos, que, precisamente, buscará revitalizar la emblemática zona barcelonesa potenciando su legado museístico y situarlo en primera línea internacional.

El pasado mes de abril la Obra Social La Caixa, el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y Fira Barcelona sellaron un acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat para sacar adelante un ambicioso proyecto: promocionar Montjuïc como un gran complejo de museos. Y, ayer, las tres entidades, lideradas por Isidre Fainé, presidente de la Caixa y de la fundación de la entidad; Miquel Roca, presidente del MNAC; y, Josep Lluís Bonet, presidente de Fira Barcelona, materializaron ese primer acuerdo institucional en un convenio a tres bandas. Formalizaron así la creación de la antes mencionada Asociación Montjuïc, el instrumento jurídico que dará alas a la iniciativa.

El primer paso de la organización será plantear la reordenación urbanística de toda la zona que rodea la Fuente de Montjuïc y donde se sitúan, precisamente, el MNAC, el Caixaforum y los pabellones barceloneses de Fira Barcelona. El proyecto englobará, además, la dimensión deportiva y de ocio de la montaña.

Como ejemplos ya existentes y que pueden dar a entender la envergadura de la iniciativa, cabe reseñar la «Museumsinsel» de Berlin, una isla donde se concentran museos de renombre en la ciudad alemana, o el parque «Ueno» en Tokio que alberga reconocidas instalaciones de arte muy diverso, así como el «Museumsquartier» de Viena, el barrio que aglutina la mayor parte de los museos de la capital austríaca.

Una zona con entidad propia

El objetivo de las tres entidades colaboradoras e impulsantes del proyecto es aunar las características de unas y otras instalaciones, estructurar la oferta artística y reformular y mejorar espacios que con el tiempo han caído en desuso o se han quedado pequeños.

Así, por ejemplo, el MNAC, «emblema de todo el sistema museístico catalán, que comprende todas las artes y cuya misión es explicar un discurso global del arte catalán a partir de unas colecciones de gran relevancia internacional», según un comunicado de las tres entidades, podrá ampliarse a nuevos espacios que, hoy por hoy, ya necesita para seguir creciendo como museo. En este sentido, la Asociación Montjuïc permitirá renovar uno de los edificios más emblemáticos de la Exposición Universal de 1929.

Asimismo, la estrategia de Fira Barcelona de concentrar la mayoría de los grandes salones en las instalaciones de Gran Via en L'Hospitalet abre nuevas vías y alternativas de uso a los pabellones situados en la capital catalana. La Asociación Montjuïc permitirá, por lo tanto, que palacios como los de Alfonso XIII o de Victoria Eugenia ubicados alrededor de la Fuente de Montjuïc puedan albergar nuevos usos y se abran más a la ciudadanía.

Menos cambios albergará el CaixaForum, pero no por ello su rol en la Asociación Montjuïc es menos importante. Inaugurado en 2002, el centro ha logrado situarse como un polo de referencia no sólo en arte, sino también en espectáculos, conferencias de calado y en un amplia oferta cultural pensada y diseñada para satisfacer todo los públicos. Con más de 8 millones de visitas, el Caixaforum ha sabido consolidar su éxito y «savoir faire» y, así, darle aún más visibilidad al potencial de la montaña de Montjuïc.