Pena de 127 años de cárcel para el celador de Olot

El juez considera que mató con alevosía a once ancianos

En la imagen, el celador de Olot, Joan Vila, durante el juicio
En la imagen, el celador de Olot, Joan Vila, durante el juicio

BARCELONA-La Audiencia de Girona condenó ayer a 127 años y medio de cárcel al celador de Olot (Girona), Joan Vila, por once asesinatos de ancianos residentes en el geriátrico La Caritat de este municipio. El fallo considera que el culpable era perfactamente consciente de sus actos y del daño que causó a las víctimas. Vila estará en prisión un máximo de 40 años, que es el límite permitido en el Código Penal. En la condena por las once muertes, que ocurrieron entre 2009 y 2010, se aplicaron también los agravantes de alevosía y, en tres de los casos, de ensañamiento.

El juez destacó en su sentencia sobre todo algunas de las muertes. Relata la sentencia que fueron crímenes «crueles y traidores», ya que en estos casos, según considera probado el magistrado, Vila obligó a las víctimas a ingerir productos cáusticos y lejía, lo que provocó agónicos dolores en los ancianos.

«Sin alteraciones psíquicas»

El magistrado condenó al celador a diez años de cárcel por cada uno de los primeros ocho asesinatos; otro fue penalizado con 20 años y diez meses; y otros trece años y cuatro meses por las dos muertes restantes. La sentencia también recoge que que la responsabilidad civil a pagar a los familiares de los fallecidos asciende a 369.000 euros.

Dicta la sentencia que Vila «no sufre alteraciones psíquicas». Es importante el hecho de que el juez concluya que Vila no sufre este tipo de trastornos, porque confirma que el celador «tenía la capacidad para comprender la ilegalidad de sus actos», que era lo que negó su abogado, Carles Monguilod, durante el juicio.

La sentencia también considera probado que Vila «tenía la intención de provocar la muerte a los once ancianos, o que, como mínimo, sabía que si les suministraba una mezcla de psicofármacos, una sobredosis de insulina o líquidos cáusticos o lejía podía matarles. Recoge, además, que el celador «tenía los conocimientos profesionales suficientes como para saber que sus actos causarían el fallecimiento de sus víctimas», que es lo que finalmente sucedió.

En todos los crímenes, el celador tuvo el «ánimo de matar» y Vila actuó en el geriátrico contra unas personas indefensas, por su avanzada edad. El culpable confesó en el juicio los once crímenes.

El celador tampoco podrá acercarse a menos de 100 metros o comunicarse con las personas declaradas beneficiarias de las citadas indemnizaciones.

LAS CLAVES

Condena

Joan Vila estará 40 años en la cárcel, lo máximo permitido en España. El celador de Olot tiene ahora 47 años.

Fiscalía

El Ministerio Público pedía 194 años de cárcel para el celador, que estaba en prisión preventiva desde 2010.

Confesión

El hecho de que Vila admitiera sus crímenes no ha sido un atenuante en su condena, según recoge la sentencia.

Asesino

El celador de Olot es uno de los mayores asesinos en serie de la historia reciente de España.