Actualidad

Sallent no cree que haya altercados cuando se conozca la sentencia por el 1-O

El comisario jefe de los Mossos niega que su nombramiento sea político

El comisario jefe de los Mossos niega que su nombramiento sea político

Publicidad

El comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, ha valorado que si hay sentencia condenatoria contra los líderes soberanistas juzgados por el Tribunal Supremo (TS) previsiblemente habrá movilizaciones en Catalunya e incluso algún “paro de país”, pero no prevé altercados.

En una entrevista de Rac 1 recogida por Europa Press, Sallent ha indicado: “Siempre se han producido en el marco de la serenidad las movilizaciones en Catalunya, las de un sentido o de otro, y por tanto estoy convencido de que será también así”.

Publicidad

“Es evidente que cuando llegue la sentencia del Supremo, y si fuera una sentencia condenatoria, esto generará una respuesta ciudadana en los diferentes ámbitos”, ya que en Catalunya hay muchas sensibilidades y habrá una parte de la ciudadanía que no comparta la decisión.

Publicidad

Sobre si ha sido designado como jefe de los Mossos por motivos políticos o por su cercanía ideológica con el Govern, ha respondido: “Entiendo que el momento social y político del país lleve a hacer mil especulaciones pero yo soy básicamente un profesional”.

Ha explicado que, al designarle, el encargo que le hacen es transformar a los Mossos en “una policía del siglo XXI”, que haga una actualización del modelo policial y que haga una agenda reformista para la policía.

Sallent también ha valorado los cambios en la cúpula de los Mossos de los últimos dos años afirmando: “Creo que es la expresión del tiempo que nos ha tocado vivir”.

Publicidad

En este sentido, sobre si la institución merecería más estabilidad, ha dicho: “Sí que la merecería, sin ningún tipo de duda, pero las circunstancias son las que son. No las podemos obviar”.

Al preguntársele por la invitación del teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, jefe de la policía judicial en Catalunya y testigo en el juicio del proceso soberanista, al acto central del Dia de les Esquadres, Sallent ha dicho que se ha hecho por “normalidad institucional”, y que se saludaron e intercambiaron unas palabras.

1-O

Sobre cómo se gestionó el 1-O, ha dicho que “como mosso d’Esquadra y actual comisario jefe” comparte las decisiones que tome el cuerpo, y que en el caso de encontrarse con un escenario similar lo único que introduciría es tener una comunicación más directa con todo el mundo.

“Es muy importante explicar a todo el mundo cómo ves las cosas, cómo las afrontas y tus líneas rojas”, ha zanjado.

Sobre si detendría al actual Govern si lo ordenara el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), ha dicho que no hace futuribles y ha añadido: “La policía es policía judicial y por lo tanto cumple las órdenes que la dan fiscales y jueces en cada caso, pero es una situación que no tenemos”.

TOP MANTA

El jefe de los Mossos ha citado, como principales problemáticas de seguridad, los robos en viviendas, y, en Barcelona, especialmente los hurtos, los ‘narcopisos’ y el top manta.

Sallent ha indicado que detrás del ‘top manta’ hay mafias de crimen organizado de origen asiático o senegalés, y ha apostado por evitar que haya “libertad de venta”, y que las administraciones presionen.

Ha resaltado que comparte intentar dar una visión más amplia a la problemática: “Pero esto no puede llevarnos al espectáculo de bazar que tenemos en algunas calles de Barcelona”.

Aun así, ha admitido que “los manteros son personas con situaciones de vulnerabilidad personales que como todos buscan una solución a su proyecto de vida y no hay que criminalizarlos pero esto no quiere decir que no busquemos una solución como ciudad y país”.

Preguntado sobre el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, fue confidente del CNI, Sallent ha afirmado: “Hasta donde nosotros sabemos en las investigaciones, no”.

Respecto a si acompañará al exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero cuando sea juzgado en la Audiencia Nacional, ha asegurado que no se lo ha planteado, y que es una cuestión que está en manos del propio Trapero: “Deberemos valorarlo”.