Política

Sánchez-Camacho a Mas: «Es usted el octavo hijo de la familia Pujol»

La Razón
La RazónLa Razón

Jordi Pujol Soley es el «padre político» de Artur Mas. Jordi Pujol Ferrusola –el primogénito del ex president– es «una de las primeras personas» que conoció en el mundo de la política. Y Oriol Pujol fue uno de sus principales hombres de confianza durante años. La suma de todos estos estrechos vínculos llevó ayer a Alicia Sánchez-Camacho a concluir que Mas no es otra cosa que uno más del clan familiar. «Señor Mas, es usted el octavo hijo de la familia Pujol», afirmó la presidenta del PP catalán en su acerada intervención.

Ninguno de los portavoces de la comisión de investigación del «caso Pujol» se mostró tan contundente con el presidente de la Generalitat como Sánchez-Camacho, que quiso recordar que Mas despegó y consolidó su carrera política al abrigo de los Pujol y también de la familia de Lluís Prenafeta (la todopoderosa mano derecha del patriarca de CiU durante los años 80 y parte de los 90).

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, también incidió en este aspecto, sobre todo después de insistir Mas en que el fraude fiscal de Jordi Pujol es un tema «de la familia». En una clara alusión a las prácticas sicilianas, Rivera dijo: «Estoy de acuerdo con usted, señor Mas. Han convertido ustedes las instituciones y el partido en la familia».

Si en algo se puso de acuerdo la totalidad de los grupos de la oposición es en expresar su perplejidad por que el presidente de la Generalitat negó en todo momento tener el mínimo conocimiento sobre las presuntas maniobras irregulares del clan Pujol, así como albergar sospechas sobre el enriquecimiento familiar. «Es muy difícil creer que una persona competente e inteligente como usted no se enterase de nada. Está suficiente capacitado para saber, como conseller en cap y de Obras Públicas –en referencia a los cargos que ocupó en los gobiernos de Jordi Pujol–, cómo actúa un gobierno», le dijo Rivera.

El líder de ICV, Joan Herrera, también recordó que Mas estuvo en «la sala de máquinas» de la nave de Jordi Pujol y le reprochó su falta de claridad. «Del mantenimiento de explicaciones vagas se puede acabar deduciendo que alguien tan capaz e informado como usted o fue connivente o fue negligente», dijo Herrera.

Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, planteó una larga lista de interrogantes en alusión a las cuentas de Liechtenstein que mantuvo el padre de Artur Mas, así como en relación a las presuntas comisiones que se llevó Oriol Pujol en la «trama de las ITV». Iceta se conformó con todas las explicaciones que ofreció el presidente de la Generalitat y simplemente recordó que estaba dando su «palabra» a todos los ciudadanos de Cataluña.