Sedó renuncia a ser eurocandidato de Unió por discrepancias con CDC

Salvador Sedó no repetirá como eurodiputado de Unió Democràtica. Sus discrepancias con quien, en principio, debía ser su principal aliado en Bruselas, el también eurodiputado nacionalista Ramon Tremosa (Convergència) han llegado demasiado lejos y Sedó, que llevaba varios días meditando la idea de abandonar la política comunitaria pese a tener el apoyo de Josep Antoni Duran Lleida para continuar, optó ayer finalmente por tirar la toalla.

Sedó será sustituido por el director general de Exteriores de la Generalitat, Francesc Gambús. Así se decidió en el congreso extraordinario de Unió Democràtica celebrado en Sitges, cuyo principal cometido debía ser la aprobación de unos nuevos estatuos para mejorar la transparencia y la participación del histórico partido democristiano.

Sin embargo, el congreso se inició con la renuncia de Sedó a la carrera electoral del 25 de mayo. Visiblemente afectado, el todavía eurodiputado se paseó por los pasillos del hotel Melià de Sitges sin apenas abrir la boca. Tampoco intervino en el cónclave de Unió a pesar de tener el respaldo explícito de la dirección encabezada por Duran Lleida.

Las discrepancias entre Sedó y Tremosa vienen de lejos. Su relación puede definirse como inexistente y, por tanto, insostenible de cara a defender el proceso soberanista en Bruselas, tal y como pretende el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Unió no ha ocultado su malestar con Tremosa, a quien acusan de haber aireado sus desaveniencias con Sedó en los últimos meses. Cabe recordar que uno y otro tan siquiera comparten grupo en el Europarlamento, puesto que Tremosa se sienta junto al grupo de los liberales y Sedó lo hace con el PP europeo. La duda ahora es saber si el eurodiputado de Convergència repetirá en el cargo, extremo que todavía no está confirmado pese a que los convergentes han elogiado insistentemente a su hombre. En este momento resulta improbable, aunque Unió aseguró que no se inmiscuirá en una decisión que corresponde a CDC.

CDC, PNV, Unió

Resuelto el asunto de la candidatura de las elecciones europeas –Francesc Gambús ocupará el número tres de una lista que encabezará Convergènncia y que secundará el PNV–, el congreso de Unió se puso manos a la obra para remozar sus estatutos, los cuales resolvió sin dificultades con amplísimas mayorías. Producto de la reforma, se limitarán los mandatos de sus dirigentes y se abrirá la puerta a elegir a sus candidatos en primarias, cuestiones que, sin embargo, no afectarán por el momento a la continuidad de Duran Lleida como presidente del comité de gobierno de Unió en pleno debate soberanista.

Precisamente este último asunto fue mencionado en la clausura del congreso extraordinario, a cargo del presidente del consell nacional de Unió, Ramon Espadaler, a quien se señala como relevo de Duran a medio plazo.

Espadaler evitó aclarar la postura de Unió en la votación de la consulta soberanista, aunque dio algunas pistas. Recordó que el partido democristiano ha sido desde su origen partidario de un modelo conferal y subrayó que su voto dependerá en gran medida de las expectativas sobre la participación del estado catalán en la Unión Europea. «La razón de ser de UDC no es la unidad de España ni la independencia de Cataluña, la verdadera razón de ser es que Cataluña, como unidad nacional, pueda continuar existiendo y pueda decidir su futuro democráticamente y libremente y amparados por un marco legal», dijo.

Los estatutos de Unió, en todo caso, señalan desde ayer en su preámbulo como objetivo la «plena soberanía» de Cataluña y su «derecho inalienable a la autodeterminación».