Títeres, máscaras y una guerra para arrancar el Grec

El TNC acoge el estreno de «Daurrodó», de Joan Baixas y Cildo Meireles y el Romea el de «Esplendor», de Abi Morgan, dirigida por Carme Portaceli

Un momento del espectacular «Daurrodó», de Joan Baixas y Cildo Meireles
Un momento del espectacular «Daurrodó», de Joan Baixas y Cildo Meireles

El TNC acoge el estreno de «Daurrodó», de Joan Baixas y Cildo Meireles y el Romea el de «Esplendor», de Abi Morgan, dirigida por Carme Portaceli.

Los dedos se encorvan y engarfian, la espalda se bate y agita, el sudor helado cae por la sien y las piernas empiezan a tamborilear. Según ocho de cada diez médicos, estos síntomas son una señal inequívoca de una enfermedad neuromuscular y necesitan terapia muy agresiva. Los otros dos médicos, sin embargo, son amantes del teatro y saben que esto siempre ocurre cuando uno intenta colocarse bien en una butaca a la espera, ansiosos y excitados, a que empiece el espectáculo. Por suerte, no hay que esperar más, el Festival Grec arranca y lo hace con una intensa primera semana de estrenos. Dos de cada diez médicos tienen razón, el teatro cura, y comen chicles con azúcar con total tranquilidad.

El Teatro Romea se adelanta a todos y hoy estrena «Esplendor», una comedia con la guerra como telón de fondo escrita por la británica Abi Morgan, la guionista de la película «Las sufragistas». Carme Portaceli dirige a Miriam Iscla, Lluïsa Castell, Gabriela Flores y Laura Aubert en esta pieza de cámara en la que cuatro mujeres, encerradas en el palacio presidencial de un misterioso país donde la violencia y el alboroto ha estallado en las calles. En este contexto, la mujer del presidente del gobierno, su mejor amiga, una corresponsal de guerra y una falsa intérprete irán descubriendo quién son en realidad y cuál es su papel en la historia. «Es una obra brutal, en un lugar a punto de la destrucción total, capaz de provocar una angustia espantosa», dijo ayer Portaceli.

Otro de los puntos fuertes de este arranque del Grec será mañana en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC). Joan Baixas, trabajando codo con codo con el artista plástico Cildo Meireles presentan «Daurrodó», un espectacular montaje que une pintura, títeres, máscaras, y audiovisuales y que hará que el público se pasee por el teatro a medida que vayan sucediendo cosas. Circo, poesía y humor se unen para contar una historia sin palabras sobre el mundo contemporáneo y todo lo que se puede hacer para que se aun poquito mejor. «Sobre todo queremos transmitir la sensación de libertad», señaló Baixas, que afirmó que la obra cuenta con cinco puezas diferentes que se complementan yq ue incluye un diseño de vestuario de Antoni Miró.

Un día después, la Sala Hiroshima se convertirá en una explosión de danza con el espectáculo «Return to absence», en la que el bailarín japonés Oguri y el barcelonés Andrés Corchero crearán un diálogo coreográfico junto al danés Boaz Barkan para dar cuerpo a textos de Samuel Beckett. «Es un retrato íntimo del escritor, no una reproducción literal de sus textos, en el que mostramos que nos dice Beckett que es el ser humano», comentó Morleigh Steinberg, directora artística de Arcane Collective, compañía que ha creado el montaje.

Para acabar esta primera semana, el CCCB acogerá una experiencia metateatral con «Li diuen mar», en la que 80 adultos y jóvenes del Raval, basándose en sus vivencias, han construido un «espectáculo multitudinario». Ahora sólo falta decidir qué ver.