Un alto calgo del Govern censura las pitadas al himno de España

Imagen del Mundial de natación
Imagen del Mundial de natación

BARCELONA- El director general de Relaciones Exteriores de la Generalitat, Francesc de Paula Gambús (UDC), censuró ayer los pitidos al himno español en la inauguración de los mundiales de Natación en Barcelona porque lo ve un acto ofensivo que, a su juicio, no beneficia al proceso soberanista catalán.

En un apunte en su blog en internet, Gambús subrayó que el proceso soberanista es «extremadamente complejo» y que para «poder llevarlo a buen puerto» se tiene que ser «especialmente cuidadoso con todo, especialmente perfectos». «Y dentro de esa perfección también es no silbar los himnos nacionales de los otros países del mundo. Los himnos nacionales son la expresión formal que más identifica, representa y exalta un pueblo y sus valores. Despreciarlos es una grave ofensa. Casi como la ofensa a la bandera», añadió.

Gambús consideró que las pitadas al himno español no ayudan al bautizado como «proceso de transición nacional» –una terminología que el democristiano ve «grandilocuente»–, porque sólo «hace evidente que nos crecemos despreciando a los otros» y esta «no es la mejor carta de presentación» al exterior. «El proceso de transición nacional sólo avanzará generando complicidades en el exterior y, por favor, ¿alguien me puede decir qué tipo de complicidad exterior ganamos silbando el himno (español)?», se preguntó.

A raíz de estas pitadas, el director adjunto de Marca España, Juan Carlos Gafo, emitió un tuit con el texto «Catalanes de mierda, no se merecen nada» tras lo cual el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, decidió cesarle de su cargo de forma fulminante.