Cataluña

Una ex directora de Empresa apunta en el caso ITV a dos ex cargos de CDC por contratos a dedo

Los ex dirigentes del Govern de la época de Mas protagonizan un cruce de declaraciones en la recta final del juicio.

Los ex dirigentes del Govern de la época de Mas protagonizan un cruce de declaraciones en la recta final del juicio.

El caso de la trama de las ITV sigue adelante y ayer vivió un episodio importante. Mientras su principal inculpado, Oriol Pujol ya ingresó en enero en prisión para cumplir su condena de dos años y medio de cárcel, una ex directora de Servicios de la Generalitat señaló en el juicio a dos ex cargos de CDC en la época de Artur Mas, por una adjudicación a dedo de un contrato al ex dirigente de la misma formación Josep Tous.

En una pieza derivada del denominado caso ITV, la Fiscalía pide cinco años de cárcel por los delitos de prevaricación y malversación para Enric Colet, que fue secretario general de Empresa y Justicia en la citada época de Mas, así como para la declarante de ayer, Olga Tomàs, que fue propuesta en 2016 para presidir la Agencia Tributaria de Cataluña, aunque renunció.

En prisión

Cabe recordar que Oriol Pujol Ferrusola ya ingresó en la cárcel. Solicitó realizar trabajos sociales para evitar su encarcelamiento, pero la Audiencia de Barcelona rechazó esta petición. Aceptó la pena por los delitos de tráfico de influencias, cohecho y falsedad. Admitió haber recibido comisiones ilegales para favorecer a empresarios y amigos suyos del sector de la Inspector Técnica de Vehículos (ITV).

La Fiscalía sostiene que los imputados otorgaron en 2011 un contrato a dedo a una empresa administrada por Tous –por el que piden cinco años de cárcel– y su esposa para redactar un plan estratégico destinado a rediseñar la Agencia Catalana del Consumo, pese a que según el Ministerio Público, se trataba de un «informe innecesario» que podía haber sido elaborado por técnicos de la propia administración.

De esta manera, en su declaración, Tomàs apunto a Tous y a Colet, y asumió los hechos de que le acusa la Fiscalía, en busca de un acuerdo para que se rebaje la condena de cinco años, en el trámite definitivo de un juicio que terminará este jueves. Añadió Tomàs que fue el ex secretario general encausado quien le indicó que «necesitaba» un plan estratégico para redefinir la Agencia Catalana de Consumo y le indicó que el «proveedor» sería Tous, por ser un especialista en la materia.

Inicialmente, agregó la acusada, pensó que se trataba de una contratación menor –de hasta 18.000 euros– que puede ser adjudicada sin concurso público, pero «al cabo de unas semanas se convirtió en un negociado, cambió la cuantía y también el procedimiento».

A partir de ese momento, añadió, fue Tous quien la llamó «varias veces» en relación con el contrato y le comunicó el nombre de las dos empresas que finalmente concurrirían al concurso de adjudicación –ambas administradas por él y su esposa–, junto a un tercer aspirante, un trabajador autónomo.

La declaración de Tomàs desmiente la versión de Colet, quien precisamente responsabilizó de los hechos a la ex directora de servicios, al señalar que todas sus competencias en materia contractual las tenía delegadas en ella.

Colet esgrimió dos resoluciones del Govern que, a su parecer, demuestran que era Tomàs quien asumió las competencias en materia de contratación, algo que, añadió, ella misma promovió para «descargar de trabajo», Francesc Xavier Mena, y al secretario general.

El acusado asumió que fue el «promotor político» del plan estratégico sobre la Agencia Catalana de Consumo, un informe con el que, detalló, buscaba estudiar las posibilidades de suprimir la entidad, a raíz de las políticas de austeridad impuestas por la Unión Europea.

Respecto a las conversaciones y correos que mantuvo con Tous, Colet los justificó en la necesidad que tenía de «chupar como una esponja» sus conocimientos sobre consumo, ámbito en que era experto.