Libros

Una mirada de dos cabezas

Paripé Books recoge en un libro el trabajo de las ilustradoras Cachetejack

Una de las ilustraciones de Cachetejack
Una de las ilustraciones de Cachetejack

Paripé Books recoge en un libro el trabajo de las ilustradoras Cachetejack

Probablemente su nombre no les suene, pero su trabajo lo han visto en no pocas ocasiones porque han colaborado para numerosas firmas, algunas de ellas internacionales de peso, como es el caso de «The New York Times», «The New Yorker», «Elle Magazine», Hermès, Oxford University Press o Netflix. Ellas son Nuria Bellver y Raquel Fanjul y rubrican sus ilustraciones con el nombre de Cachetejack. Una selección de lo realizado en los últimos años por estas dos creadores se recoge ahora en un libro que acaba de publicar Paripé Books bajo el título «Un monstruo de dos cabezas».

El volumen nos descubre el imaginario de este equipo, así como la su expresividad creativa, con una riqueza de colores de una total contundencia. Pero, ¿cómo empezó todo? Cachetejack, en declaraciones a este diario, explicó que el punto de partida fue cuando «nos conocimos en la matricula de Bellas Artes en la Universidad de Valencia en 2006. Fuimos amigas durante toda la carrera y compartíamos un código de humor particular. El último año de carrera, en 2011, sentimos que teníamos que crear imágenes con nuestras bromas, traducirlas en un lenguaje visual. Así nació Cachetejack y nuestra profesión como ilustradoras».

Nuria Bellver y Raquel Fanjul han creado un estilo propio con el que han conseguido tanto el reconocimiento como no pocos seguidores. Cuando se les pregunta si podemos definir de una manera esa manera de mirar la ilustración, Cachetejack afirma que «es crítico, honesto, enérgico e irónico. Bajo una apariencia colorida y naive, el humor está siempre presente para hablar sobre temas comprometidos».

En las ilustraciones que encontramos en el libro no falta el humor, pero tampoco el compromiso social o los juegos visuales y de palabras de gran inteligencia. «Desde el comienzo todas somos todo. Somos dos cerebros pensando, dos corazones sintiendo y cuatro manos trabajando; todo suma menos el salario que va dividido entre dos», comentan.

El libro nos permite conocer que Cachetejack o Cachete Jack –se puede escribir de las dos maneras– no solamente se limitan al papel. Sus ilustraciones también se extienden a los muros de los edificios, como es el caso del que realizaron este año para el Espai Jove Kesse de Tarragona, o el que desde el año pasado puede contemplarse en un edificio del barrio Oliver de Zaragoza.

También podemos constatar como la realidad, lo cotidiano es una de las principales herramientas en estas ilustraciones. Las calles, las redes sociales, el hogar, los medios de transporte, incluso los guiños a otros creadores como Matisse, no faltan entre las páginas de «Un monstruo de dos cabezas». No necesitan palabras: es la fuerza de la imagen la que acaba atrapando al lector, una imagen que a veces resulta exagerada, pero siempre lo suficientemente atractiva como para volver a mirar una y otra vez con aquella curiosidad del que sabe que descubrirá algo nuevo y estimulante.

En la actualidad, Nuria y Raquel acaban de pintar un mural en Valencia perteneciente a la serie «Mujeres y ciencia» un proyecto organizado por la UPV. «Estamos acabando varios libros infantiles y preparando bocetos para dos posibles campañas publicitarias todavía secretas», aclaran en esta entrevista. Lo que está claro es que su trabajo sigue interesando y que ahora lo tenemos más accesible gracias a un libro que puede hasta resultarnos mágico.