Unas fiestas de Gràcia más cívicas y solidarias

No hay fiestas como las de Gracia. La implicación de todo un barrio, las calles engalanadas, los balcones decorados, los días calurosos y las noches larguísimas, las aglomeraciones, los juegos familiares, los conciertos, todo esto suma una forma de entender la ciudad que ya ha sido declarada Fiesta Tradicional de Interés Nacional por la Generalitat. La primera fiesta bajo el paraguas de la nueva alcaldía de Ada Colau volverá a capitalizar toda la atención de una ciudad que en la segunda semana de agosto ya no es el desierto que solía ser, pero que sigue con ganas de fiesta veraniega y popular.

La actriz Mercè Montalà será la encargada de inaugurar esta peculiar Fiesta Mayor el 14 de agosto con el tradicional pregón, uniéndose así a Silvia Munt, Paco Morán o Joan Pera como otro vecinos ilustres del barrio del mundo del teatro que han dado la bienvenida a los festejos. La cita será del 15 al 21 de agosto y contará con un presupuesto de 500.000 euros. Se espera que visiten sus calles cerca de dos millones de personas. Las aglomeraciones, la seguridad y el incivismo volverán a ser los problemas a resolver, pero la alegría y la ilusión de los vecinos siempre ha conseguido contrarrestar todos los efectos colaterales adversos que toda celebración en la calle trae consigo.

18 calles volverán a competir por ser la avenida mejor decorada. A priori, vuelve a pintar muy, pero que muy bien. Por ejemplo, Joan Blanques de baix de tot se convertirá en una espectacular pista de aterrizaje, mientras que su vecina Joan Blanques de dalt será un parque de atracciones. Berga ha apostado por volver a la ilusión infantil que siempre despierta un circo y Verdi nos trasladará al mundo mítico del Japón. Además, ya hay una treintena de balcones y portales adscritos para ser la mejor decorada.

El nuevo concejal del distrito de Gràcia, Raimundo Viejo, aseguró ayer que éstas serán «unas fiestas solidarias», con actuaciones como la venta de la «pulsera Candela» para recoger fondos destinados a la investigación del cáncer infantil. Para la presidenta de la Fundació de la Festa Major, Carla Carbonell, se espera la implicación desinteresada de todo el barrio.

Entre las novedades de esta edición destaca la participación en el pasacalles de la fiesta de la villa de Sitges con la que se inaugura una nueva fórmula de llevar a Gràcia los pasacalles populares de diferentes puntos de Cataluña. La seguridad correrá a cargo de patrullas mixtas de la Guardia Urbana y los Mossos, aunque se buscará la «corresponsabilidad y cooperación entre todos», dijo Viejo.

Unos nuevos Verdi

Por otra parte, uno de los centros icónicos del barrio, los cines Verdi, anunciaron ayer que cambian de dueños y aseguran así su viabilidad, después de que en el último año la amenaza de cierre se cerniese sobre los cines de cine independiente. El nuevo propietario es la distribuidora A Contracorriente Films. las catorce pantallas, tanto en Barcelona como en Madrid, estarán dirigidas ahora por Adolfo Blanco, que asegura que mantendrá el mismo espíritu, pero buscando un público más joven.