Unió pide las actas a los consellers comarcales y a los diputados en tránsito a CDC

Duran avala a Espadaler como candidato a la Generalitat. Alerta de que «la buena política requiere tiempo»

Antoni Castellà, Núria de Gispert y Joan Rigol en la presentación de Demòcrates de Catalunya
Antoni Castellà, Núria de Gispert y Joan Rigol en la presentación de Demòcrates de Catalunya

Tras el terremoto que sacudió a Unió Democràtica de Catalunya (UDC) las piezas se recolocan ya sobre el nuevo tablero político. Los soberanistas liderados por la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, y el secretario general de Universidades, Antoni Castellà, se constituyeron este domingo en un nuevo partido, Demòcrates de Catalunya. No concurrirán a las elecciones del 27-S para no fragmentar más el espectro soberanista y apoyarán la lista independentista que están negociando entidades y partidos, siempre y cuando prospere. Un millar de personas asistieron al acto de constitución del partido. A los consellers comarcales y diputados provinciales democristianos que fueron elegidos bajo las siglas de CiU el 24-M y se hayan suscrito a Demòcrates de Catalunya, Unió les reclamará las actas.

El secretario general de Unió, Ramon Espadaler, argumentó ayer que «lo más lógico es que las actas vuelvan al partido que las ha ganado». Sólo pedirá las actas a los cargos elegidos por UDC, consellers comarcales y diputados provinciales. A los concejales de los ayuntamientos y los diputados autonómicos, que son elegidos por la ciudadanía, no les reclamará nada. Espadaler expuso que ve a Demòcrates de Catalunya como una partido de «tránsito» a la Convergència de Artur Mas.

Aunque Demòcrates de Catalunya defiende que su formación tiene la vocación de «salvar y refundar» la auténtica Unió, pues se considera heredera de los principios fundacionales del partido, Espadaler no teme que se haga suyos aspectos o esencias de UDC. En una entrevista en 8tv, Josep Antoni Duran Lleida, evitó la crítica hacia quienes hasta hace dos días eran sus compañeros y les deseó «buena suerte». Unió tiene clara su estrategia, defender lo que ha representado siempre, al catalanismo moderado.

Duran siempre recuerda que Unió no se ha movido, que quien ha virado es la CDC de Mas. Y dio su visto bueno para que Espadaler sea el candidato de Unió a la presidencia de la Generalitat.

El líder de Unió asiste con cierta perplejidad y desconcierto al debate soberanista. Defiende que la buena política necesita paciencia y con paciencia defiende su apuesta de avanzar hacia una España confederal, una opción que requiere diálogo y debate entre España y Cataluña.