Política

Alarma en los contratistas ante la paralización de una nueva carretera

Esta cámara profesional advierte de que Fomento quiere aparcar el tercer carril de la A7 entre Crevillente y Orihuela y licitar el tramo entre Murcia y Albacete

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, junto al presidente de la CEV, Salvador Navarro, en un acto del pasado jueves en Valencia. ARCHIVO
El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, junto al presidente de la CEV, Salvador Navarro, en un acto del pasado jueves en Valencia. ARCHIVO

La historia de las infraestructuras en España ha demostrado que todos los ministros de Fomento quieren barrer para casa. Solo hay que hacer un repaso a la secuencia de construcción de las líneas de AVE para ratificar esta afirmación.

Por primera vez en la historia el responsable de esta cartera es el valenciano José Luis Ábalos, hombre curtido en mil y una batallas. Razón de más por la que la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana contempla con estupor la maniobra del secretario de Estado de Infraestructuras, el murciano Pedro Saura, que quiere aplazar la ampliación del tercer carril de la A7 entre Crevillente y Orihuela y destinar los cuatro millones que figuran en los Presupuestos de 2018 para licitar el desdoblamiento del tramo correspondiente a Murcia y Albacete.

El gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, Manuel Miñés, insiste en que esta infraestructura no solo está recogida en los Presupuestos con un total de 84 millones de euros, sino que además, esta vía entró dentro de un paquete de obras que el anterior ministro, Íñigo de la Serna, incluyó en el Plan Extraordinario de Inversiones de Carreteras (PIC), en el que se contaba con la iniciativa privada.

Sin embargo, tanto el Ministerio de Hacienda como la Abogacía del Estado está poniendo trabas a la puesta en marcha de este PIC y prácticamente se da por descartado. «¿Vamos a esperar otros diez años a que se vuelva a proyectar esta ampliación o a que se saque un nuevo PIC? Esta vía está saturada y llena de camiones, por lo que registra una alta siniestralidad. No se puede retrasar más su construcción».

Dotado con 5.000 millones, la previsión era que los proyectos del PIC pudieran licitarse, adjudicarse entre 2018 y 2019 y ponerse en marcha bajo la fórmula de concesión.

Cero inversiones

Según el análisis de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, el Ministerio de Fomento dejará perder 260 millones en licitaciones de carreteras, actuaciones todas recogidas en los Presupuestos de 2018. En total, se había previsto la licitación de nueve obras.

Además, en los últimos seis meses no se ha licitado ni una sola obra de carretera.