Alfonso Grau condenado a cuatro años de cárcel por blanqueo

Al empresario Urbano Catalán, de Transvía, nueve meses de prisión por darle dos relojes de gran valor a cambio de adjudicaciones de contratas municipales

Al empresario Urbano Catalán, de Transvía, nueve meses de prisión por darle dos relojes de gran valor a cambio de adjudicaciones de contratas municipales

El exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, ha sido condenado a cuatro años de prisión por los delitos de cohecho y blanqueo de capitales en la causa juzgada en la Audiencia de Valencia por el regalo de dos relojes de gran valor por parte del empresario Urbano Catalán, de Transvía. Además se le condena al pago de una multa de 25.095 euros y la suspensión de empleo y cargo público, que actualmente no ostenta, por nueve meses y un día. Además, se le decomisa de su patrimonio idéntica cantidad que es a lo que asciende «la ganancia ilícitamente obtenida».

Por lo que respecta al empresario, la Audiencia le condena a nueve meses de prisión por un delito de cohecho.

La sentencia considera probado que el 29 de diciembre de 2010, el acusado Urbano Catalán adquirió en la Joyería Rabat de Valencia, un reloj Breguet Classique, y que al día siguiente, el vicealcalde Alfonso Grau acudió a la citada joyería con el mismo reloj para cambiarlo por otro de valor superior. Concretamente, Grau lo cambió por un Lange de oro que tenía un precio de 25.680 euros, aunque solo hubo de pagar 12.160 euros, pues el resto -13.520- lo abonó con el reloj regalado y devuelto.

Según el Tribunal, el regalo de Catalán a Grau se debió «al cargo de teniente de alcalde y los otros cargos que él mismo ostentaba en el Ayuntamiento de Valencia, por razón de las relaciones comerciales existentes entre las empresas de Urbano Catalán y el Ayuntamiento de Valencia».

Al año siguiente, el 28 de diciembre de 2011, Urbano Catalán adquirió en el mismo establecimiento un reloj Piaget Polo, que doce días después fue devuelto por Alfonso Grau utilizando idéntica dinámica, es decir, trocando el reloj regalado por otro de valor superior.

Concretamente, en esta ocasión Alfonso Grau eligió un Vachever Patrimony por valor de 16.825 euros. Pero solo tuvo que pagar 5.250 euros pues el resto -11.575- era el valor del reloj regalado por Catalán. En esa misma fecha, la citada mercantil recibió la adjudicación por parte del Ayuntamiento de Valencia del «Contrato para el servicio de gestión y ejecución de conmemoraciones para personas mayores» por importe de 652.748 euros.

El Tribunal considera en la sentencia a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, que «a pesar de la inexistencia de prueba directa, existen numerosos indicios que permiten a este Tribunal llegar a la convicción de que los relojes adquiridos previamente por el acusado Urbano Catalán en la joyería Rabat fueron los que posteriormente utilizó el acusado Alfonso Grau para abonar parte de los relojes adquiridos en el citado establecimiento».

Las adquisiciones que realizó Grau se debieron, según la sentencia, al deseo de ocultar el origen ilícito de los regalos recibidos, y por ello se condena a Grau por un delito de blanqueo.

Además, se les impone a los condenados las costas del juicio.