Barberá denuncia la «absoluta insensibilidad» de Montoro con las fallas

Los socialistas apoyan la crítica de la alcaldesa respecto a las inspecciones sorpresa de Hacienda, que reclama a las comisiones facturas a proveedores

La alcaldesa de Valencia, ayer en el balcón del Ayuntamiento durante la «mascletà»
La alcaldesa de Valencia, ayer en el balcón del Ayuntamiento durante la «mascletà»

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, levantó ayer el teléfono y pidió explicaciones al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por la actuación de sus hombres. El enfado de la primera edil fue mayúsculo tras conocer que inspectores de la Agencia Tributaria se presentaron ayer a primera hora de la mañana en las fallas de la sección Especial para reclamar facturas a proveedores. Una visita que, a juicio de Barberá, evidenciaba una «absoluta insensibilidad» de este Departamento con las Fallas y con la ciudad.

La inspección, no obstante, obedecía a una acción enmarcada en el plan nacional de control tributario para tomar datos para valorar posibles actividades no declaradas. Sin embargo, para Barberá esta actuación en pleno montaje de los monumentos falleros le parece «increíble, de un desconocimiento total, un disparate y un despropósito».

Se logra un aplazamiento

La alcaldesa no entiende que se molesten a unas personas que «están celebrando sus fiestas tradicionales, que trabajan sin ánimo de lucro y que hacen tremendos esfuerzos anuales». Con todo, celebró que, finalmente, el resto de visitas pendientes se retrase diez días. «Algo hemos conseguido».

Barberá cuenta con el apoyo de la oposición, pues el secretario general del PSPV, Ximo Puig, calificaba las visitas de una «provocación» del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que tiene lugar tras la «amnistía fiscal a los auténticos defraudadores». Al respecto se preguntó qué habrían hecho el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y Barberá, si esta inspección se hubiera hecho en tiempos de gobierno socialista.

Asimismo, el grupo socialista en el Ayuntamiento consideró que esta «redada» sólo consigue «extender la sombra de la sospecha sobre las comisiones». Una cosa es «aplicar la ley y otra intimidar y obstaculizar el desarrollo de las fiestas más importantes de la ciudad».

Por su parte, al portavoz del grupo municipal de Esquerra Unida, Amadeu Sanchis, le sorprende la diligencia de la Agencia Tributaria ya que «contrasta con la flexibilidad con la que trata problemas centrales en la recaudación impositiva en nuestro país y del fraude fiscal».

Sanchis cree que no basta una llamada de reprimenda a Montoro, sino que Barberá debe «asumir el fracaso del conjunto de la política fiscal de Rajoy, que, entre otras cosas, está ahogando económicamente al Ayuntamiento».