El Consell busca de dónde recortar los 78 millones para recibir el próximo FLA

Oltra insiste en no pagar a las grandes suministradoras pero aún no se han reunido con ellas

La vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, tras la reunión deliberativa del Consell
La vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, tras la reunión deliberativa del Consell

Oltra insiste en no pagar a las grandes suministradoras pero aún no se han reunido con ellas

El Consell se comprometió el viernes por escrito al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a recortar 78 millones de euros. Esta cantidad es la mínima que el Gobierno valenciano debe reducir de su gasto para no seguir aumentando la cifra de déficit, condición obligatoria para recibir dinero del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Sin él, la Generalitat no podría hacer frente al pago ordinario a sus proveedores.

De dónde saldrán estos 78 millones de euros es todavía un misterio. Mientras que la portavoz del Consell, Mónica Oltra, aseguraba el viernes que el Gobierno valenciano había acordado negociar con las grandes suministradoras del Consell el aplazamiento del pago de las facturas del último trimestre, ayer Oltra admitía que esta cuestión ni se ha planteado al Ministerio ni a las afectadas. «Dadnos un poco de oxígeno», pidió recordando que la decisión se anunció el viernes a mediodía y que no había dado tiempo a pedir reunión alguna.

Con esta fórmula, Oltra aseguró el viernes que el Consell conseguiría rebajar el gasto este año en 170 millones de euros. Se pagarían en 2017, año en el que confía en que la Comunitat tenga por fin un nuevo modelo de financiación.

A pesar de afirmar que contaba con el beneplácito del Ministerio de Hacienda, el responsable del ramo, Cristóbal Montoro, tardó solo unas horas en rechazarlo de pleno y amenazar con retener los fondos de la Generalitat si no se garantizaba el cobro a todos los proveedores.

También el conseller de Hacienda, Vicent Soler, cambiaba las cifras expresadas por Oltra en su misiva a Montoro, en la que señalaba la cantidad de 78 millones las que recortar.

La portavoz restó importancia a este fallo de comunicación. Es más, siguió defendiendo la opción de no pagar a los grandes proveedores, entre otras cuestiones, porque si estos últimos están de acuerdo, «el Ministerio no tiene nada que decir».

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se mostró mucho más cauto. Dio a entender que descartaba ya la opción de aplazar los pagos de la luz y la telefonía, pero tampoco dijo por dónde vendrán los recortes. «Cuando acabe la semana se verán con mayor nitidez los hechos. Es una posición justa y Montoro sabe que no podemos recortar más».

Oltra y Puig coincidieron en que los valencianos pueden estar seguros de que los ajustes no afectarán a los servicios públicos esenciales porque la Comunitat ya es la que menos gasta por habitante en estas cuestiones.

Durante la semana, el conseller Soler debe presentar al Ministerio la concreción de estos recortes.