El Consell sigue acusando de sus carencias al anterior Gobierno del PP

En la presentación del balance de 366 días de Gobierno reivindican su «honradez y cohesión»

El president de la Generalitat, Ximo Puig y la vicepresidenta, Mónica Oltra en la rueda de prensa de ayer
El president de la Generalitat, Ximo Puig y la vicepresidenta, Mónica Oltra en la rueda de prensa de ayer

Después de 366 días de Gobierno «a la valenciana» y a pesar de los resultados electorales, el president de la Generalitat, Ximo Puig y la vicepresidenta, Mónica Oltra, continúan responsabilizando al Ejecutivo anterior de los escasos resultados que ofrecen tras un año en el Consell. En el balance de gestión realizado ayer, ambos dirigentes coincidieron en señalar que durante este tiempo han tenido que «poner orden» en las conselleries, tras la gestión «caótica» que, según manifiesta, se encontraron.

En su comparecencia, el president alabó la gestión desarrollada por su Gobierno, del que destacó «el trabajo, la estabilidad y la honradez» para «cambiar» la vida de los valencianos. «Es un hecho -señaló- el avance conseguido en todos los indicadores», y apoyó el esfuerzo del Consell por conseguir una Administración innovadora que «defiende la reparación de los derechos de los valencianos, la reconstrucción de la Comunidad y el renacimiento de nuestra tierra».

Tras un exhaustivo repaso a las acciones emprendidas por el Consell en los últimos doce meses, realizado por Mónica Oltra, el president de la Generalitat se autoinculpó de no haber calibrado «las minas» que se iban a encontrar en diferentes Departementos y reconoció que en la actualidad están «desactivándolas» y organizando la reutilización de todos «los elefantes blancos» que los populares pusieron en marcha, como La Ciudad de la Luz, Feria Valencia o la Sociedad de Garantía Recíproca.

Tras las críticas, Puig resaltó que el Consell trabaja para cambiar «la imagen de las instituciones valencianas», en las que priman los valores. «Somos -dijo- un Gobierno decente que quiere representar bien a los valencianos». Durante su intervención, admitió no tener ni «un ápice» de autosatisfacción y aseguró que en el cónclave de Torrevieja se estudiarán los ajustes necesarios. En este sentido, no quiso hablar de cambios en el Consell, aunque aceptó que debe haber nuevas «incorporaciones» que saquen adelante el trabajo de las diferentes Conselleries. «No voy a hablar, todavía, de cambios en el Gobierno» pero admitió que «se deben mejorar algunas cosas». Aún así, no quiso supeditar los posibles nuevos nombramientos o modificaciones en la estructura de la Generalitat a los resultados de las pasadas elecciones y añadió que el Consell valora «la lealtad» manifiesta de Podemos.

Tanto Oltra como Puig se mostraron satisfechos con la sintonía de un Gobierno plural que describieron como «mejor» que si fuera un solo partido porque «aleja tentaciones».