El Consell Valencià de Cultura tiene fondos hasta septiembre

«La Generalitat no ha aportado ni un euro en cuatro años» asegura el secretario de la institución, Jesús Huguet

El presidente del CVC, Santiago Grisolía
El presidente del CVC, Santiago Grisolía

Valencia- El Consell Valencià de Cultura (CVC) anunció ayer que dispone de fondos económicos hasta septiembre y que después de esa fecha espera que se empiecen a hacerse efectivas transferencias económicas desde el Ejecutivo, en virtud de la partida presupuestaria aprobada.

Según explicó el secretario de esta institución, Jesús Huguet, al término de la sesión en la que se aprobó la cuenta general de la institución, el CVC empezó el año con un remanente de tesorería de 800.000 euros.

«La Generalitat no ha aportado ni un euro en cuatro años», apuntó Huguet, quien bromeó al asegurar: que «nos han perdonado los más de cinco millones y medio de euros que se nos debían».

A su juicio, una vez quede a cero la caja de fondos propios del CVC la Generalitat empezará a realizar transferencias para pagar los gastos, y defendió que los trabajadores de la institución están cobrando las nóminas de forma puntual.

Huguet insistió en que el Consell Valencià de Cultura es «probablemente» una de las instituciones más transparentes de la Generalitat.

Preguntado por la capacidad de endeudamiento de esta institución, contó que sería posible, pero no lógico ni habitual, porque nunca antes el CVC se ha endeudado.

En esta línea, agregó que otras instituciones estatutarias como la Academia Valenciana de la Llengua (AVL), la Sindicatura de Comptes o de Greuges están cobrando de los presupuestos de este año, mientras que ellos no.

Finalmente, quiso resaltar la política de eficiencia y control del gasto que se ha instalado en el Consell de Cultura y dijo que el personal había localizado cobros indebidos en las facturas de Telefónica de varios años anteriores, gracias a los cuales se recuperaron 10.000 euros.

Estudiar el «fracking»

El presidente de la Comisión de Ciencias, Martín Quirós, propuso convocar reuniones para determinar una postura ante el proceso de extracción de materias primas del subsuelo conocido como fractura hidráulica o «fracking».

En su intervención ante el pleno, pidió la convocatoria de comisiones no retribuidas de forma inmediata para no dejar pasar la ocasión de fijar una posición al respecto. En este sentido, añadió que «no debemos dejar el tema para septiembre u octubre, sino afrontarlo ahora dentro del actual curso».