El pequeño comercio rechaza abrir en las zonas liberalizadas

Aseguran que abrir en festivos tiene sentido sólo en verano

La mayoría de pequeños comercios del centro creen que no les compensa abrir en domingos y festivos
La mayoría de pequeños comercios del centro creen que no les compensa abrir en domingos y festivos

La mayoría del pequeño comercio de la ciudad de Valencia decidió no abrir sus puertas el pasado domingo, ni tampoco el martes 22 (fiesta local).

La mayoría del pequeño comercio de la ciudad de Valencia decidió no abrir sus puertas el pasado domingo, ni tampoco el martes 22 (fiesta local). Estos eran los primeros festivos desde que se aprobó el polémico decreto de liberalización comercial y, por lo tanto, las primeras jornadas en que las grandes superficies y el comercio de cuatro zonas de Valencia tenían la posibilidad de abrir.

El vicepresidente de la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano (Cecoval), Rafael Torres, explicó que la gran mayoría de comercios no trabajó puesto que consideró que no compensaba dada la afluencia de gente en esos días. Únicamente abrieron aquellos que estaban obligados a hacerlo por encontrarse en el interior de un centro comercial, o por pertenecer a una franquicia.

Torres señaló que, en todo caso, de cara al verano, los comercios del centro se pueden plantear abrir en domingos y festivos por la elevada afluencia de turistas, pero no en temporada baja.

El pequeño y mediano comercio de Valencia se mostró desde un principio en contra del decreto de liberalización comercial de cuatro zonas de Valencia -entorno del estadio Ciudad de Valencia, el Jardín del Turia, la Marina Real y Ciutat Vella y Ensanche- al considerar que la mayoría de estas áreas no cuentan realmente con una gran afluencia turística, uno de los requisitos para que se decrete la liberalización horaria.

Este malestar quedó ayer patente durante la reunión del Observatorio del Comercio Valenciano, en la que los representantes de diversas asociaciones entregaron al conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, un manifiesto en el que el pequeño y mediano comercio de la Comunitat exige a los Ayuntamientos y a la Generalitat que solo autoricen la libertad de horarios en las zonas en las que realmente reciben una gran afluencia turística, y no en otras de «dudoso interés» que desplazan el consumo del núcleo urbano.

«Nos habría parecido más lógico que liberaran los horarios en toda la ciudad que crear artificialmente algunas zonas», señaló la presidenta de Cecoval, Isabel Cosme. Además, advirtieron de que esta medida perjudica «gravemente» al tejido comercial urbano especializado, que podría verse abocado al cierre de muchos comercios.

Buch, por su parte, indicó que la Generalitat se limita a aplicar la ley, y explicó que si la propuesta del Consistorio cumplía los requisitos, su Conselleria tenía que aprobarla.