El policía que apuñaló al exempleado de Bankia pudo perder hasta 300.000 euros

El agente no tenía su arma reglamentaria porque sufría depresión

El agredido está ingresado en La Fe en situación estable dentro de la gravedad
El agredido está ingresado en La Fe en situación estable dentro de la gravedad

VALENCIA- El agente de la Policía Local de Valencia que el domingo acuchilló a un empleado jubilado de Bankia, podría haber «perdido», entre su inversión y la de sus familiares más directos, hasta 300.000 euros en preferentes de Bankia.

De hecho, el hombre al que agredió, había sido el empleado de la entidad que, en su día, le vendió dichos títulos y que, al parecer, era de absoluta confianza de la familia. Este empleado de Bankia se jubiló en 2011 antes del estallido del escándalo de las preferentes.

El agente no llevaba su arma reglamentaria, ya que ésta le había sido retirada cautelarmente al haber sufrido varios episodios de depresión, según dicen compañeros, causadas por la ruina económica que le había causado la entidad bancaria.

Estaba adscrito a la unidad de Ciutat Vella y ahora mismo está inmerso en un expediente con retirada de empleo y sueldo, hasta que un juez decida sobre los hechos que se le imputan. Dada la gravedad de los mismos, el expediente acabará previsiblemente en expulsión del Cuerpo.

Agentes de la Policía Local de Valencia mostraban ayer su consternación por los hechos y, lejos de aprobar la acción de su compañero, sí que hacían hincapié en el drama que viven muchas familias por este producto financiero.

Por su parte, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), a través de la que parte de los usuarios afectados por las preferentes han canalizado sus denuncias contra Bankia, señalaron ayer a efe que desconocían si el detenido por el suceso está personado en alguna causa de esta Asociación contra la entidad. Por su parte, Bankia no quiso confirmar si el agente detenido era cliente de la entidad, por la política de privacidad.

El hombre agredido se encuentra ingresado en el Hospital La Fe y su estado es estable dentro de la gravedad.

Los hechos se produjeron el domingo sobre las siete de la tarde en una vivienda, al parecer, segunda residencia, que tenía el agredido en la pedanía valenciana de La Punta.

El agente local se presentó allí y ambos hombres comenzaron una discusión que fue subiendo de tono hasta que el agresor pinchó hasta cuatro veces a su víctima con un arma blanca. Las heridas principales se las infringió en el cuello y la nuca.

Después el policía huyó del lugar y fue detenido un par de horas más tarde en su propio domicilio de Valencia.