El tripartito configura en Valencia un gobierno paritario y «transversal»

Castillo, Tello, Campillo, Soriano y Grezzi dirigirán las áreas de Compromís n Joan Calabuig, Vicent Sarrià y Sandra, concejales socialistas

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El tripartito que dirige el Ayuntamiento de Valencia está empeñado en no hacer de su gobierno un reino de taifas. Lo han dicho el alcalde, Joan Ribó; el líder socialista, Joan Calabuig; y el portavoz de València en Comú, Jordi Peris, en reiteradas ocasiones desde que el pasado día 13 el de Compromís tomara la vara de mando del Cap i Casal.

En un ejercicio de «democracia y participación», las tres formaciones se han repartido las competencias de manera salomónica atendiendo al respaldo popular que obtuvieron en las urnas y con una base paritaria. Cinco para Ribó, tres para el PSPV-PSOE y dos para la coalición local que impulsa Podemos.

Así las cosas, los concejales Consol Castillo, Glòria Tello, Sergi Campillo, Pilar Soriano y Giuseppe Grezzi han sido los elegidos por Compromís.

Castillo dirigirá el área de Desarrollo Humano, que engloba las concejalías delegadas de Servicios Sociales, Sanidad y Salud, Personas Mayores, Inserción Sociolaboral y Cooperación al Desarrollo. El área de Cultura, que incorpora, entre otras, la delegación de Cultura y Fiestas y Patrimonio Cultural, será responsabilidad de Glòria Tello, que se estrena como concejala en esta legislatura.

El también nuevo concejal Sergi Campillo se encargará del área de Gobierno Interior, del que dependen las delegaciones de Administración Electrónica, Control Administrativo, Personal y Servicios Técnicos Centrales.

Por su parte, la edila Pilar Soriano, que repite esta legislatura, será la responsable del área de Medio Ambiente y Cambio Climático, entre cuyas delegaciones se encuentran Calidad Ambiental, Ciclo Integral del Agua, Parques y Jardines, Energías Renovables y Gestión de Residuos, entre otras.

El área de Movilidad, en la que se integran las delegaciones de Espacio Público y Movilidad e Infraestructuras de Transporte Público, estará bajo el mando del que fuera asesor de Compromís la pasada legislatura y ahora concejal, Giuseppe Grezzi.

En cuanto al grupo municipal socialista, tendrá al portavoz y primer teniente de alcalde, Joan Calabuig, como coordinador del área de Desarrollo Económico Sostenible, mientras que Vicent Sarrià dirigirá la de Desarrollo Urbano y Vivienda, y Sandra Gómez se estrenará al frente de Protección Ciudadana.

València en Comú se queda con la segunda tenencia de alcaldía, que estará en manos de Jordi Peris, responsable también del área de Participación, Derechos e Innovación Democrática. María Oliver se queda con Juventud, Educación y Deportes.

Compromís se reúne hoy para concretar el reparto de unas delegaciones «transversalizadas». «Queremos trabajar, por ejemplo, con València en Comú en temas de participación y también en Urbanismo -dependiente del PSPV»- apuntó al respecto el primer edil, quien mañana celebrará una Junta de Gobierno para concretar la nueva organización.

«Matizar las Fallas»

En otro orden de cosas, el alcalde, que ayer visitó Alicante con motivo de las Hogueras, se comprometió a potenciar las fiestas y Fallas de Valencia, un elemento «fundamental a todos los niveles de cultura», como por ejemplo, para el «desarrollo y normalización del valencià» y también para el turismo.

Ribó considera éste «un tema de primera importancia» que quieren seguir potenciando como elemento fundamental. Pero pese a que entiende que ésta sea una comunidad autónoma «muy festera», admite que existen elementos que «hay que matizar, democratizar y negociar con los vecinos, para minimizar los problemas».

Asimismo, se felicitó por ser, en las casi tres últimas décadas, el primer alcalde de una capital autonómica que visita Alicante durante sus días grandes. A su juicio, ambas ciudades deberían trabajar juntas «en muchas cosas y pasar, a veces, de una competición un poco inútil a una colaboración más positiva»

Por su parte, el alcalde alicantino, Gabriel Echávarri (PSPV-PSOE), agradeció la normalidad institucional «que nunca debió desaparecer» entre las dos principales urbes de la Comunitat Valenciana. «Si a Valencia le va bien, a Alicante le irá bien».