Fabra pide más financiación «sin gritar ni chantajear» al Gobierno

De Guindos ignora la exigencia y González Pons insta al PPCV a no reclamar tanto

El PP quiso trasmitir ayer unidad pese a los últimos escándalos de corrupción. En la imagen, junto a los ministros de Economía e Industria
El PP quiso trasmitir ayer unidad pese a los últimos escándalos de corrupción. En la imagen, junto a los ministros de Economía e Industria

VALENCIA- El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, aprovechó ayer la visita de dos miembros del Gobierno de Mariano Rajoy, el ministro de Economía, Luis De Guindos, y el titular de Industria, José Manuel Soria, para exigir un cambio del modelo de financiación autonómica que reconozca los cinco millones de habitantes de la Comunitat.

Sin elevar demasiado el tono, reclamó una revisión inmediata del sistema, puesto que, según afirmó, la región valenciana no puede soportar durante mucho más tiempo recibir menos dinero del que le corresponde. Para convencer a los enviados de La Moncloa, subrayó la lealtad del partido que dirige y el camino «sin gritos ni chantajes» por el que reivindican. «No pedimos financiación a cambio de soberanía ni el déficit asimétrico en términos de premio o castigo. Sabemos reivindicar cargados de razón, con seriedad y responsabilidad».

Esta sensatez fue la que le llevó a asegurar, sin embargo, que está convencido de que Rajoy «devolverá» a la Comunitat la financiación «justa», ya que es un «aliado» de los valencianos, que les «escucha» y está a su lado «para resolver sus problemas». En esta línea, destacó que el Ejecutivo central ha aprobado una Ley de Costas que defiende los chiringuitos de la costa valenciana, ha sentado las bases para un pacto que garantice agua para todos y ha permitido la llegada del AVE a la Comunitat. «Me gustaría que los resultados llegaran más pronto, pero todo necesita su tiempo».

Menos comprensivos con el Gobierno central se mostraron el presidente del PP de la provincia de Valencia, Alfonso Rus, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. El primero, que recuerda prácticamente en todos sus actos públicos la necesidad de levantar la voz por los intereses de los valencianos, llegó a ondear la bandera de la Comunitat al grito de «llevamos toda la vida ofreciendo glorias a España, que nos las ofrezcan ahora a nosotros».

En esta línea, el también líder de la Diputación de Valencia afirmó que los valencianos apoyaron a Rajoy para que fuera presidente, por lo que él ahora ha de acordarse de eso, «quiera o no». Reclamó también la deuda histórica, que cifró en 11.000 millones de euros, y, aunque reconoció que no la van a sufragar, pidió que por lo menos «lo apunten». «El talón cuando podáis, lo mandáis».

Barberá, por su parte, hizo hincapié en que la valenciana no está peor que otras autonomías y criticó la pérdida de protagonismo de la formación valenciana en el PP nacional. A Rajoy le dijo: «la Comunitat es uno de los principales activos políticos de España y hay que cuidar lo que se quiere mantener».

Pese a todas estas demandas, los ministros optaron por no salirse del guión establecido y hacer caso omiso a los discursos del PPCV. El de Economía indicó que el país ya está en el camino correcto «de la recuperación», y el de Industria se atrevió a augurar el final de la crisis en 2014. Ya que estaban en Valencia, celebraron la capacidad de crecimiento de dicha comunidad y la labor de su presidente para adoptar medidas difíciles, pero «necesarias».

El vicesecretario de Estudios y Programas del PP y diputado por la provincia de Valencia, Esteban González Pons, sí recogió el guante y, de forma velada, instó a los populares valencianos a solucionar los problemas de la Comunitat «desde dentro». En una intervención que no gustó a todos, aseguró que no pueden esperar que se arreglen «desde fuera». «Es la hora de la unidad y de dar la cara. Querer es poder».

Acto de fuerza del PPCV

La organización del PPCV mostró ayer su satisfacción. Consiguieron lo esperado. El auditorio del Mar Rojo del Oceanogràfic de Valencia se quedó pequeño para homenajear el primer año del líder del partido desde que fue elegido por el 81 por ciento de los votos. Pese a la desafección política, la militancia -ya son 150.000 afiliados- es fiel y ayer lo demostró.

Arroparon al presidente los consellers, presidentes de Diputación, diputados autonómicos y nacionales, alcaldes y concejales. Pero también representantes de la sociedad civil como el presidente de la Cámara de comercio, José Vicente Morata, el de la CEV, Salvador Navarro, y el del Puerto de Valencia, Rafael Aznar. En total, según el PP, más de mil personas. El gran ausente fue el ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

Rajoy estará en la convención política del PPCV el 7 y 8 de junio

Tenía la confirmación desde hace días, pero prefirió esperarse a ayer para hacer el anuncio oficial. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estará junto al PPCV en la convención política de los próximos días 7 y 8 de junio, cuando sentarán las bases del proyecto popular. De esta manera, ponen fin a las continuas críticas de que el máximo dirigente del país ignora a la Comunitat Valenciana. La última vez que pisó la región fue en noviembre de 2012, en un acto con empresarios. Hasta ese momento, no había venido como presidente del Gobierno, sí durante las elecciones, cuando los populares valencianos llenaron la plaza de toros para un mitin. «Se comprometió con nosotros, comparte nuestras reivindicaciones y quiere sentir la fuerza del partido», aseguró el jefe del Consell, Alberto Fabra.