Ferrmed propondrá a Bruselas que financie el túnel pasante

Argumentarán que la infraestructura es clave para el Corredor

El túnel pasante permitirá eliminar la playa de vías de Valencia
El túnel pasante permitirá eliminar la playa de vías de Valencia

Si la Comisión Europea considera el Corredor Mediterráneo como un eje prioritario y por tanto, susceptible de recibir financiación, ¿por qué no va a aportar fondos para una infraestructura que es clave para el óptimo funcionamiento del mismo? Esta es la propuesta que Ferrmed, el lobby creado para defender la ejecución del Corredor, trasmitirá al Ministerio de Fomento y a la Comisión Europea.

La iniciativa parte del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana, organismo que ya ha denunciado en varias ocasiones las dificultades de explotación que supondrá que todo el tráfico ferroviario de la ciudad de Valencia proveniente o con destino al norte tenga que compartir una única salida y pasar por el túnel de Serrería.

«Hay que buscar soluciones a este cuello de botella», explica el miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Industriales de la Comunitat y del equipo técnico de Ferrmed, Francisco García Calvo. La ejecución del proyecto del túnel pasante permitiría dejar el de Serrería exclusivamente para los trenes de mercancías y el resto, AVE y Cercanías, utilizarían el pasante.

El proyecto de este último está licitado e incluso ha pasado la declaración de impacto ambiental, es decir, que está a la espera de recibir la financiación que requiere, unos 700 millones de euros. De hecho, este es el motivo por el que el Ministerio de Fomento confirmó al Ayuntamiento de Valencia su paralización, «como el resto de soluciones subterráneas. Todas están en revisión».

El túnel pasante es una infraestructura que además de garantizar la competitividad del Corredor Mediterráneo permitirá avanzar en la ejecución del Parque Central. Esta obra va ligada al soterramiento de las vías y a la construcción de la Estación Central.

El Ayuntamiento de Valencia propuso al Ministerio de Fomento que, aunque no ejecutase el túnel pasante, comenzase a trabajar en el denominado canal de acceso, que permitirá que el AVE entre en subterráneo en la ciudad. También pidió que soterrase las vías que todavía hoy cruzan la ciudad antes de llegar al túnel de Serrería, infraestructura para la que solicitó que se estudie si puede ampliarse, consciente del «tapón» que se generará si no se ejecuta infraestructura alternativa.

Este diario intentó sin éxito conocer la postura del Ministerio de Fomento, pero de momento no ha ofrecido respuestas.

El tiempo, una vez más, juega en contra de los intereses valencianos. La ministra Ana Pastor se ha comprometido a que el tercer carril, considerada primera fase del Corredor, esté finalizado hasta Valencia en 2015, por lo que la solución elegida debería conocerse lo antes posible.