Asia

Indulto por cuestiones religiosas

valencia-La falla de Valencia que representaba algunas figuras representativas de la cultura y la religión hindúes decidió ayer, «como prueba de buena fe, de entendimiento y de cooperación», indultar del fuego a una de sus figuras, la que evocaba a la divinidad de Shiva Nataraja.

Así lo anunció ayer en un comunicado la falla Ceramista Ros-José María Mortes Lerma tras reunirse con responsables de la Junta Central Fallera y el presidente del Templo Hindú, Swami Omkarananda.

Dos asociaciones hindúes de Valencia habían presentado una reclamación oficial para pedir que anoche, en la cremà, no se quemara esa falla, en la que están representados algunos de sus dioses, por considerar esta acción un «acto sacrílego».

Las asociaciones Templo Hindú Sivananda Mandir y el Centro Cultural de la India remitieron un escrito a la alcaldía de Valencia, la Junta Central Fallera y la Delegación de Gobierno de la Comunitat Valenciana para pedir que ese monumento no sea quemado.

Esta falla, de la sección Primera B y cuyo lema es «Vells contes de la India» (viejos relatos de la India), es obra del artista Sergi Fandos y está rematada con una gran figura de un elefante que representa al dios hindú Ganesha, una de las deidades más importantes del país asiático, a uno de cuyos costados se sitúa la citada figura de Shiva Nataraja.

El escrito aseguraba que «si la autoridad no lo impide», esta noche, en la Cremà, se quemarían «los dioses de la India en un acto sacrílego sin precedentes, levantando la indignación de 800 millones de hinduistas».

Según denunciaban las asociaciones, si se quemara la falla, «las filmaciones de las divinidades incendiadas y profanadas darían la vuelta al mundo en cuestión de horas», lo que aseguran que les «perjudicaría gravemente a nivel internacional».

Por ello, la presidencia de la falla, «consciente de la alarma social y la polémica suscitada», acordó eliminar del monumento fallero «todos los elementos que pudieran inducir a pensar que son signos, símbolos u objetos religiosos que pudieran herir la susceptibilidad devocional de los hindúes», entre ellos los que aparecen en varias partes de la figura del elefante. La figura indultada se donará al Templo Hindú.