Comunidad Valenciana

La hermana de la viuda de Vicente Sala califica a López de manipulador

Mar y Antonia Sala Martínez negaron que fueran influenciadas por el acusado y alegaron que se asesoraban por un bufete de abogados

Mar y Antonia Sala Martínez negaron que fueran influenciadas por el acusado y alegaron que se asesoraban por un bufete de abogados

Publicidad

La hermana de María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la extinta Caja del Mediterráneo (CAM) Vicente Sala y asesinada de dos tiros en la cabeza en 2016, dijo hoy que, en su opinión, el acusado de este crimen, el yerno de la víctima Miguel López, es «un gran manipulador».

Antonia Martínez y dos de las hijas de la asesinada, Mar y Antonia Sala Martínez, declararon en la cuarta sesión del juicio jurado por este crimen, que se celebra en Alicante, dentro de una causa en la que figura como único acusado Miguel López.

Fiscalía y acusación particular -que ejerce el primogénito del matrimonio Sala Martínez, Vicente Sala Martínez- piden para el procesado, en libertad provisional, más de 24 años de prisión por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas.

La mujer de Miguel López y los hijos del matrimonio no declararán en el juicio tras haber presentado, a través del abogado de la defensa, la dispensa legal que da derecho a los familiares de primer grado de un acusado a no declarar.

Publicidad

En la sesión de ayer, la hermana de la asesinada confirmó que las relaciones eran casi inexistentes entre la víctima y sus tres hijas, sobre todo después de que María del Carmen Martínez hiciera uso por primera de la prerrogativa de la acción de oro para que su primogénito recuperase las riendas de las empresas tras haber sido arrebatado su poder por sus hermanas.

Por su parte, Mar y Antonia Sala Martínez, en ocasiones visiblemente afectadas y emocionadas, al igual que su tía, negaron que fueran influenciadas por el acusado en lo referente a la gestión empresarial y alegaron que se dejaban asesorar por un bufete de abogados, al tiempo que aseguraron que las tres hermanas y Miguel López no despreciaban a la víctima.

Publicidad

Mientras, la hermana de María del Carmen Martínez señaló que, a su juicio, el acusado es un «gran manipulador», al ser preguntada por el fiscal si le constaba que Miguel López pudo haber tenido alguna influencia especial en su esposa y en sus dos cuñadas para hacerse ellas con el control de las empresas de familia.

A este respecto, la magistrada le preguntó si había visto u oído algo concreto que pudiera justificar esa opinión, a lo que la testigo, tras varios segundos, contestó: «no sé qué decirle, señoría».

Preguntada por el jurado popular sobre si le constaba que Miguel López tuvieran intención de asesinar a su suegra, la hermana de la víctima dijo que desconocía la intención que pudiera tener cualquier persona. «Había comentarios que decían que ‘hasta que mamá (María del Carmen Martínez) no se muera, no podremos tirar a Vicente» (el primogénito) apostilló.

En otro momento de su declaración, esta testigo consideró que el acusado es un hombre de decisiones contundentes, «muy impulsivo, y todo lo sabe».

También opinó que Miguel López no trataba a su suegra «como debía (...), la menospreciaba», y añadido que era aficionado a las pistolas, según decía él mismo.

Reseñó que, al término de la junta en la que su hermana restituyó el poder a su primogénito en las empresas, uno de los nietos le hizo a la víctima «un gesto muy malo como diciendo ‘te vamos a cortar el cuello’, según le dijo María del Carmen a ella, un extremo que fue negado por las hijas de la asesinada.

Publicidad