Las pérdidas de la gota fría superarán los 1.500 millones

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anuncia que el Consell aprobará dos decretos de ayudas

El Consell aprobará el viernes ayudas para los afectados por la gota fría. EFE
El Consell aprobará el viernes ayudas para los afectados por la gota fría. EFE

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anuncia que el Consell aprobará dos decretos de ayudas

Las pérdidas ocasionadas por la gota fría en la Comunitat Valenciana no serán inferiores a los 1.500 millones de euros, según una primera estimación realizada por el Gobierno valenciano dada a conocer por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tras la reunión de la Comisión Interdepartamental para el Seguimiento y Coordinación de la Postemergencia celebrada en el Palau de la Generalitat, en la que se analizaron los daños producidos por el temporal tanto en viviendas, agricultura e industrias como en infraestructuras, y para preparar las ayudas urgentes que aprobará el Pleno del Consell del viernes.

Puig calificó la situación como «una gran catástrofe», y por ello pidió el apoyo de todas las instituciones del Estado y de la Unión Europea. y anunció que el Consell aprobará dos decretos de ayudas, el primero de ellos para ayudas de choque que oscilarán entre los 3.000 y los 5.000 euros, dirigidas a cubrir la necesidad de reponer los enseres perdidos.

Un segundo decreto contemplará ayudas de emergencia a los ayuntamientos afectados para que puedan avanzar en la reparación de las infraestructuras básicas de sus municipios que resultaron dañadas por el temporal.

También aseguró que en los siguientes plenos el Consell seguirá desarrollando y complementando estas ayudas.

Puig reconoció que, en algunas zonas como la Vega Baja, todavía es complicado realizar una evaluación porque aún se está achicando agua y retirando barro, por lo que la estimación inicial de 1.500 millones podría superarse.

Según el presidente del Gobierno valenciano, las pérdidas son enormes en la agricultura que, junto a la industria agroalimentaria, es el motor fundamental de la Vega Baja alicantina. Los daños no sólo afectan a los cultivos, con un lucro cesante importante para las próximas cosechas, sino que también se extienden a infraestructuras agrarias y de regadío que han costado muchos años y esfuerzo en su modernización y que ahora han quedado destruidas.

Los daños son también importantes en viviendas, carreteras y servicios básicos, como la educación y la sanidad, así como en polígonos industriales y en las empresas radicadas en ellos, que han visto afectada su maquinaria.

En la Vega Baja, la comarca más afectada por el temporal, todavía hay unas 50 personas que no tienen suministro eléctrico y otro centenar que carecen del servicio de telefonía, aunque la situación general ha mejorado sustancialmente .

La mayoría de los colegios de la comarca han reanudado hoy las clases y otros, como los de Orihuela, lo harán el lunes. Sin embargo todavía no hay una fecha concreta para los de la localidad de Dolores.