Los empresarios temen un Gobierno que conduzca a situaciones «venezolanas»

Aseguran que la «peor enfermedad para una economía es la incertidumbre» que sufre España

El coordinador económico del PSOE, Jordi Sevilla, ayer durante el almuerzo con los empresarios valencianos
El coordinador económico del PSOE, Jordi Sevilla, ayer durante el almuerzo con los empresarios valencianos

El coordinador económico del PSOE, Jordi Sevilla, posiblemente intentó tranquilizar ayer a los más de cien miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), bastante preocupados ante la posibilidad de un Gobierno «que nos conduzca a situaciones venezolanas o griegas». De esta manera lo expresó el vicepresidente de AVE y presidente de la firma Keraben, Rafael Benavent, quien confió en que de las próximas Elecciones Generales salga un Gobierno «fuerte y sensato».

Aseguró también que la «incertidumbre que vive España en este momento es la peor enfermedad para la economía de un país», sobre todo de cara a las inversiones extranjeras. Indicó que, a pesar de que «España está saliendo de la crisis, se encuentra muy condicionada por las decisiones del próximo Gobierno».

En la misma línea se manifestó Sevilla, quien alertó de los «aventuristas» que plantean «cosas incompatibles con el euro y que nos van a llevar a un enfrentamiento con la UE», lo que él llamo «modelo Tsipras».

En cuanto a las encuestas que apuntan a que el segundo partido más votado será Podemos, por detrás del PP, dejando al PSOE en una insólita tercera posición, Jordi Sevilla indicó que no cree que se cumplan estos pronósticos, puesto que las encuestas son muchas y variadas. En todo caso, señaló que no considera que «ninguno de los problemas de España se resuelva enfrentando a la mitad de España contra la otra mitad» y añadió: «me niego a aceptar la idea de que los españoles tengan que elegir entre dos opciones extremistas».

En cuanto al referéndum acerca de la posible salida del Reino Unido de la UE, que se celebrará el próximo jueves, Benavent explicó que, de aprobarse dicha opción, las exportaciones españolas sufrirían, aunque se mostró confiado en que se imponga el «no».

Por su parte, Sevilla consideró que, incluso con un resultado de permanencia, la Unión Europea tendrá que «modificar el encaje del Reino Unido», una oportunidad a su juicio «para que la UE se replantee cómo dar un salto adelante».

El también ex ministro de Administraciones Públicas también confía en que al final «se va a imponer la fórmula que se negoció» y Reino Unido no saldrá de la Unión Europea. El balance es «tan claramente positivo a favor de continuar que es lo que se acabará imponiendo», señaló, y añadió que la UE debería «dar un paso más en la integración de sus miembros».