Los exámenes de recuperación serán a partir del 23 de junio

Los centros establecerán los días exactos en que tendrán lugar las pruebas, a partir de las fechas indicadas
Los centros establecerán los días exactos en que tendrán lugar las pruebas, a partir de las fechas indicadas

Los exámenes de recuperación de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional, enseñanzas artísticas profesionales y enseñanzas deportivas se realizarán a partir del nueve de julio, y en las enseñanzas previas a los procedimientos de acceso a la Universidad, los exámenes se realizarán a partir del 23 de junio, según publicó ayer el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV).

Las evaluaciones y pruebas deberán estar finalizadas y las calificaciones entregadas antes del uno de julio para el alumnado de enseñanzas previas a la Universidad y antes del 15 de julio para el resto del alumnado.

Este será el primer curso escolar en el que se adelanten los exámenes de recuperación, que hasta ahora tenían lugar en septiembre, medida que afectará a 304.069 alumnos.

Los cambios de fechas también van a permitir que los alumnos sean examinados por los mismos docentes que les han impartido las clases durante el curso. En este sentido, hasta 14.100 profesores interinos cuyos nombramientos concluían antes de septiembre o funcionarios de carrera que habían solicitado un cambio de centro podrán realizar las pruebas a sus alumnos.

Además, el inicio del curso 2014-15 se adelantará a los primeros días de septiembre, anticipándose en una semana al inicio de este curso 2013-14, por lo que las clases también finalizarán antes para reajustar el calendario escolar.

Además, la Conselleria adelantará el proceso de admisión y matriculación del alumnado en centros docentes no universitarios, lo que posibilitará que las familias puedan participar en el proceso antes de que finalice el curso.

Para apoyar esta medida, Educación pondrá en marcha el programa de refuerzo «Exit II», que consistirá en que los alumnos recibirán clases de repaso fuera del horario lectivo para superar estas pruebas de recuperación.

La Conselleria contratará a 500 docentes y destinará un presupuesto de nueve millones. El objetivo es reducir la tasa de abandono educativo en la Comunitat, que ya ha descendido 4,5 puntos y actualmente se sitúa en un 22,45 por ciento, dos puntos por debajo de la media nacional.