Marzà impulsa con Cataluña y Baleares un frente por la «lengua compartida»

Acuerdan iniciar actuaciones conjuntas para defenderla de las «políticas estatales lesivas»

El conseller Marzà suscribió la Declaración de Palma junto a sus homólogos catalán y balear
El conseller Marzà suscribió la Declaración de Palma junto a sus homólogos catalán y balear

Mientras el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se desmarca de la celebración de una jornada reivindicativa sobre la Eurregión del Arco Mediterráneo con claros tintes separatistas, el conseller de Educación y Cultura, Vicent Marzà, suscribía ayer la Declaración de Palma con sus homólogos de Baleares y Cataluña.

Se trata de un documento que tiene como objetivo reforzar los lazos culturas y lingüísticos entre las tres Comunidades y que servirá para impulsar «iniciativas conjuntas para con las políticas estatales lesivas hacia la lengua compartida»

Marzà explicó que este acuerdo da un paso más para potenciar las industrias culturales y creativas de cada territorio, «la primera piedra para construir puentes y no muros a un verdadero y eficaz corredor mediterráneo cultural».

Además, la Declaración suscrita ayer recoge la «consolidación» del Instituto Ramon Llull, con sede central en Barcelona, como el «organismo de promoción exterior e internacionalización». Este organismo público se define como una entidad creada para «promover en el exterior los estudios de lengua catalana».

Marzà aseguró que la firma del acuerdo repercutirá «en positivo a nuestros sectores culturales» puesto que permitirá ampliar los circuitos de programación y «el rendimiento económico de las propuestas creativas».

Por su parte, el conseller de Cultura de Cataluña, Santi Vila, incidió en la necesidad de intensificar los vínculos entre los tres territorios porque es «imposible entender nuestra cultura» sin las aportaciones de los creadores valencianos o baleares.

En esta línea, la consellera balear, Ruth Mateo, resaltó la importancia de aprovechar «los vientos favorables brindados en esta etapa política para crear sinergias» que permitan reforzar proyectos comunes porque «juntos tenemos más oportunidades de abrirse al mundo».

Países catalanes

Ciudadanos fue el único partido que salió ayer a criticar este acuerdo. Su portavoz en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, calificó la Declaración de Palma como «una agresión a la autonomía y singularidad de la Comunitat y dijo que tiene como objetivo reforzar la idea de los «países catalanes» e imponer la unidad de la lengua.

Sobre el convenio firmado hace unos días entre la Generalitat valenciana y el Ramón Llull, exigió que no se gaste ni un euro de los valencianos para consolidar este proyecto.