Medio Ambiente tramitará el sistema de reciclaje con la oposición de las empresas

De nada ha servido la mesa de negociación con consumidores y patronal. Ningún aspecto de la propuesta presentada por los supermercados se incluirá en la redacción del proyecto de ley

En el centro de la imagen, Álvaro durante la presentación recientemente de la Estrategia contra el Cambio Climático
En el centro de la imagen, Álvaro durante la presentación recientemente de la Estrategia contra el Cambio Climático

De nada ha servido la mesa de negociación con consumidores y patronal. Ningún aspecto de la propuesta presentada por los supermercados se incluirá en la redacción del proyecto de ley

El secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, se saldrá finalmente con la suya. De nada ha servido la «mesa de negociación» que su jefa, la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, formó con la patronal y los consumidores. Las propuestas planteadas por las empresas y supermercados han caído en saco rato, y el proyecto inicial del número dos de Cebrián entrará en Les Corts sin incluir ninguna de las sugerencias de las empresas y con su total oposición.

Aunque sabe que el camino será angosto, Álvaro cree que a finales de 2018 podría aprobarse esta nueva ley que aumentaría en diez céntimos el precio de los productos, una «fianza» que sería devuelta al consumidor al retornar el envase, siempre y cuando este se encuentre en perfectas condiciones. Uno de los inconvenientes más señalados por los empresarios es que habría que producir botellas distintas solo para la Comunitat, puesto que en caso contrario podrían venir personas de otras autonomías y conseguir dinero con sus recipientes.

Además, los supermercados y grandes superficies alegan que deberán tener las máquinas para la devolución de botellas y envases dentro de sus instalaciones y hacerse responsables de las mismas.

Álvaro explicó ayer a este periódico que se les planteó dejar las máquinas en el aparcamiento, incluso no ponerlas en caso de no disponer de «parking», y ni siquiera de este modo la patronal dio su brazo a torcer, por lo que la norma iniciará su tramitación igualmente, y sin recoger ninguna de las aportaciones empresariales ni de los consumidores.

Cierto es que estas nada tenían que ver con el SDDR, sino que planteaban que se ampliara el número de contenedores para reciclaje que ya hay en la actualidad. Fuentes empresariales consultadas explicaron que a ellos no se les ha comunicado nada de manera oficial y se supone que la Conselleria «sigue estudiando» su propuesta.