Política

PSPV y Compromís escenifican su primera gran ruptura en Paterna

El alcalde socialista envía la reclasificación de Puerto Mediterráneo tras quitar las competencias al concejal de la formación nacionalista

Una figuración del Puerto Mediterráneo, el proyecto que ha llevado a la ruptura el pacto de Gobierno en Paterna entre Compromís y PSPV. Ambos tienen seis concejales, el PP tenía también seis al principio de legislatura pero ahora tres están en el grupo mixto/La Razón
Una figuración del Puerto Mediterráneo, el proyecto que ha llevado a la ruptura el pacto de Gobierno en Paterna entre Compromís y PSPV. Ambos tienen seis concejales, el PP tenía también seis al principio de legislatura pero ahora tres están en el grupo mixto/La Razón

El alcalde socialista envía la reclasificación de Puerto Mediterráneo tras quitar las competencias al concejal de la formación nacionalista

Solo era cuestión de tiempo. El acuerdo de Gobierno entre el PSPV y Compromís pendía de la aprobación de Puerto Mediterráneo desde el día que se firmó.

El portavoz de la formación nacionalista en Paterna, Juanma Ramon, anunció la salida del equipo de Gobierno y criticaba abiertamente la manera de actuar el alcalde Juan Antonio Sagredo. El socialista quitó las competencias urbanísticas al concejal de Compromís, Carles Martí, para aprobar la tramitación de la propuesta del inversor británico Eurofund Investments que quiere construir Puerto Mediterráneo, un centro comercial y de ocio para la que es necesaria la reclasificación de 1,5 millones de metros cuadrados y poner en marcha un PAI.

Ramon aseguró que Compromís ya había advertido en innumerables ocasiones que si se daba luza verde a este proyecto, dejaría el Ayuntamiento. «Es una zona no urbanizable que no respeta al PGOU. No estamos de acuerdo con este modelo. Reclasificar por petición de un promotor es una práctica muy antigua». Insiste en que el nuevo proyecto, presentado a finales de julio, debe ser sometido a un «debate profundo y de participación ciudadana».

Sin embargo, Sagredo ha preferido prescindir de su socio de Gobierno y dar luz verde a este proyecto, por el que ha peleado durante toda la legislatura. «El proyecto prevé más de 850 millones de inversión privada y «miles «de puestos de trabajo y ha reducido la edificabilidad a 375.000 metros cuadrados», argumentaba ayer el Ayuntamiento.

Por lo que respecta al fin del «Pacto del Batà», agradecía los servicios prestados y recordaba que la obligación del PSPV es fomentar el empleo.

Ahora es la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente, que dirige Compromís, la que debe realizar el Estudio de Impacto Ambiental, una tarea que, incluso con predisposición, no estará antes de que finalice de legislatura por lo que la tramitación del PAI llevará años.