Puig exige una competencia leal entre los recintos feriales españoles

El presidente y el alcalde de Valencia dan por hecho que la gestión de la futura Feria Valencia será público-privada

Don Felipe ayer junto a prácticamente todos los miembros del Consell y el resto de autoridades de la Comunitat
Don Felipe ayer junto a prácticamente todos los miembros del Consell y el resto de autoridades de la Comunitat

El presidente y el alcalde de Valencia dan por hecho que la gestión de la futura Feria Valencia será público-privada

En pleno proceso de resurgimiento de sus cenizas, Feria Valencia celebró ayer su centenario en un evento al que asistieron las máximas autoridades de la Comunitat Valenciana, el ministro de Energía, Álvaro Nadal y el rey Don Felipe. Tanto el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, como el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se refirieron durante sus discursos al nuevo modelo de Feria Valencia como una gestión público-privada, por lo que la ambición inicial del conseller de Economía, Rafael Climent, de que la institución fuera cien por ciento pública queda plenamente descartada.

Puig no quiso desaprovechar la oportunidad que el entorno le brindaba -en el acto había presentes directores y presidentes de otros recintos feriales- para pedir a las otras Ferias españolas que no practiquen una competencia «mal entendida» con los recursos públicos que reciben puesto que se genera «dumping» entre las diferentes comunidades. Se refería de esta manera al hecho de que existan varios grandes certámenes en España de un mismo sector, por ejemplo del mueble, de manera que algunos se ven perjudicados, sobre todo si han de competir con Ifema, el recinto ferial madrileño.

El presidente indicó que en tiempos de «renacimiento» de la Comunitat, el de la feria será «el mejor motor económico» para generar oportunidades y empleo, y expuso el compromiso del Gobierno valenciano con la institución para su saneamiento con el pago anual de 15 millones de euros de su deuda.

El rey Don Felipe, por su parte, felicitó a todos los que forman parte de Feria Valencia, la primera feria moderna de España, en su primer siglo de actividad y expresó su deseo de que el sector ferial español siga cosechando éxitos y construyendo futuro en beneficio del crecimiento económico y del mayor bienestar de la sociedad.

El presidente de Feria Valencia, José Vicente, agradeció tanto a la Generalitat como al Ayuntamiento de Valencia, la ayuda prestada en unos momentos «muy difíciles que hacían peligrar la continuidad» de la institución. Recordó además que, a pesar de que algunos predijeron que con internet el futuro de los certámenes no estaba garantizado, el número de asistentes a las ferias en Valencia constatan que el contacto cara a cara y el poder tocar el producto, sigue siendo determinante.

Una centenaria

El de 10 de mayo de 1917, es decir, hace cien años, el vestíbulo de la Estación del Norte y el patio del Imperial Colegio de Niños de San Vicente Ferrer de Valencia acogieron la primera Feria Muestrario de España, una iniciativa de Unión Gremial.

El certamen acogió entonces un total de 148 expositores de muebles y otros artículos de decoración, automóviles, plantas y maquinaria para los sectores industriales. En la actualidad, Feria Valencia organiza más de medio centenar de certámenes y eventos comerciales en sus 200.000 metros cuadrados de superficie expositiva.