Comunidad Valenciana

Puig reclama al Estado salir de la parálisis institucional

El 9 d’Octubre sirve de escenario para hacer un llamamiento al diálogo, mientras los valencianos vitorean la «Reial Senyera» portada por la «popular» María José Català

El 9 d’Octubre sirve de escenario para hacer un llamamiento al diálogo, mientras los valencianos vitorean la «Reial Senyera» portada por la «popular» María José Català

Publicidad

El 9 d’Octubre siempre se ha servido de la festividad y la celebración para hacer del día una jornada de reflexión y reivindicación, así como para enarbolar el sentimiento de orgullo y fraternidad del pueblo valenciano. Por ello, y tras poner de relieve la solidaridad de la Comunitat tras el episodio de gota fría que afectó a gran parte de la región, pero en especial a la Vega Baja, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, reclamó al conjunto de partidos políticos de España «salir de la parálisis institucional» cuanto antes. «Necesitamos un gobierno estable y un Parlamento que entienda la diversidad territorial y garantice la igualdad entre los españoles».

Una puesta en escena ante los galardonados con las Altas Distinciones de la Generalitat, así como toda la cúpula política, económica y social valenciana, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y el presidente del PP, Pablo Casado. Ante todos ellos, Puig criticó que algunos territorios apliquen un «dumping» fiscal -en referencia a los tipos fiscales bajos de Madrid- que, a su juicio, permite la aparición de paraísos fiscales dentro del propio Estado. «Es imprescindible rechazar las tendencias recentralizadoras».

En este sentido, apeló a la responsabilidad de la Comunitat en la defensa del autogobierno y del estado de las autonomías, «para que desde la lealtad, contribuyamos a transformarlo para hacerlo más justo».

En su reivindicación sobre el uso del diálogo, Puig aseguró que la palabra es la «base para constituir puentes», ya que sin palabra no hay política, «y sin política resulta inviable la democracia». En este aspecto, señaló que con esta máxima el discurso de la Generalitat se basa en la igualdad. «Llevamos muchos años reclamando una financiación justa, y en la pasada legislatura hemos hecho un avance importante al llevar el ‘problema valenciano’ a la agenda política y mediática estatal. Ha dejado, por fin, de ser invisible».

Publicidad

Como parte fundamental de la sociedad valenciana, el presidente destacó la diversidad existente en la tierra, «tanto en orígenes como en paisajes, lenguas, géneros, orientaciones sexuales, ideologías e identidades. Esa es nuestra riqueza, cinco millones de formas de entender la vida, una por cada valenciano y valenciana, y por eso es necesario enaltecerlo este 9 d’Octubre».

Finalmente, hizo mención a la lucha feminista como «el mejor espejo en el que podemos vernos reflejados». Una lucha que ejemplarizó con los 102 representados en el Palau de la Generalitat, «todos hombres, blancos, y de clase privilegiada, y una sola mujer, en un plano secundario. Aunque hemos avanzado, esta batalla estará siempre inacabada mientras haya violencia y discriminación».

Publicidad

Català homenajea al Te Deum

Pero el momento álgido de la jornada de ayer llegó con la procesión cívica, una de las más moderadas y tranquilas de las últimas que se recuerdan.

Cientos de personas acordonaron el recorrido que partió sobre las 12:20 horas de la Plaza del Ayuntamiento con más vítores que quejas entre los asistentes. La ‘Reial Senyera’ descendió por el balcón del ‘Cap i Casal’ para ser portada por la concejala del PP en el Consistorio de Valencia, María José Català.

De hecho, fue ella quien protagonizó el momento llamativo de la jornada al recuperar una de las conmemoraciones que se realizaban durante los gobiernos del PP, el Te Deum, o la entrada de la ‘Senyera’ a la Catedral de Valencia. En honor a ese gesto, que ya no está incluido en el recorrido, Català paralizó la procesión al llegar a la Plaza de la Reina, dejando la enseña en el suelo, para hacer ver que en ese punto la procesión debía continuar hacia el templo.

Una gesto que simbolizó su intención de recuperar esa tradición en el caso de que llegase a ser alcaldesa de Valencia, tal y como aseguró.

Cañizares quiere un 9 d’Octubre «sin separaciones»

Publicidad

El arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, expresó su «esperanza y deseo de recuperar la celebración del 9 d’Octubre sin separaciones» y se preguntó si será posible que algún día se entre en la Catedral «todos juntos, sin separación alguna» a cantar el Te Deum «como antaño». El purpurado presidió el solemne Te Deum en la Catedral, con motivo del 9 d’Octubre, tras la Misa capitular celebrada para conmemorar la dedicación y consagración de la seo a la Asunción de María. Ante la negativa desde 2015 del Consistorio presidido por Joan Ribó a que la «Reial Senyera» entre en la catedral para el Te Deum, lo hace la de la entidad Lo Rat Penat.