Puig y Oltra acuden a un acto que la Junta Electoral había anulado

El PP anuncia que pondrá los hechos en conocimiento de la Fiscalía por posible delito electoral

El presidente de la Generalitat, junto a Oltra y Montiel, el viernes en el acto previamente prohibido por la Junta
El presidente de la Generalitat, junto a Oltra y Montiel, el viernes en el acto previamente prohibido por la Junta

La cercanía de las elecciones generales empieza a generar problemas. El PP denunció ayer la celebración de un acto el pasado viernes por la tarde organizado por el Ayuntamiento de Bellreguard, gobernado por el PSOE, que había sido anulado previamente por la Junta Electoral de Zona, y al que sí asistieron el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la vicepresidenta, Mónica Oltra y el portavoz de Podemos en Les Corts, Antonio Montiel.

La presidenta del PP de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, anunció ayer que su partido pondrá estos hechos en conocimiento de la Junta Electoral y de la Fiscalía ante la «posible comisión de un delito electoral».

El acto en cuestión consistía en la inauguración de la exposición de Antoni Miró «Ovidi Montllor, l’ànima d’un país» y el ciclo de conferencias «Converses de Maig». Tal y como explicó Bonig, el PP de la provincia de Valencia interpuso ante la Junta Electoral de Zona una reclamación por la visita de Puig a este acto, ante lo cual, el organismo requirió al Ayuntamiento de la localidad para que suspendiera el acto por considerar que «atenta a los principios de objetividad y transparencia que deben presidir el proceso electoral».

En el acta, con fecha del viernes, la Junta afirma que se no se trata de un acto que resulte «imprescindible realizar en periodo electoral» y señala que no se encuentra entre los permitidos por la ley electoral ya que no se trata «de un acto o evento que se celebre de forma regular o periódica en esas fechas».

Tras la resolución de la Junta, el Ayuntamiento de la localidad presentó alegaciones, ante las cuales el organismo le remitió al acuerdo adoptado anteriormente y le instó a presentar recurso. El resultado es que el Consistorio acabó celebrando el acto, al que acudieron las principales autoridades de la Generalitat.

Desde Presidencia aseguraron ayer que no recibieron ninguna notificación de la anulación de este evento y mostraron el máximo respeto a las decisiones de la Junta Electoral.

Por su parte, el alcalde de la localidad, Joan Marco, explicó a Efe que tampoco tuvo conocimiento de esa anulación hasta la mañana de ayer, a pesar de que se habían presentado alegaciones desde el Consistorio.

Según Marco, el fax con la prohibición del evento llegó al Ayuntamiento a las 16.01 del viernes, cuando allí ya no quedaba prácticamente nadie. Añadió que la Policía Local le remitió el documento a las 17.48 horas, cuando él se encontraba preparándose para el acto, que comenzaba una hora y media más tarde y que no lo vio hasta ayer por la mañana.

Recordó que los concejales del PP también asistieron al acto y a la posterior cena y nadie comentó nada sobre la anulación del mismo. El alcalde, quien mostró su total respeto a las decisiones de la Junta Electoral, explicó que llevaban trabajando en el programa de esos actos desde principios de año. Indicó que se estaba trabajando en la preparación del recurso contra la decisión de la Junta.