Política

¿Qué le pasa a Oltra?

La Razón
La RazónLa Razón

No sé, no sé. Algo le sucede a la vicepresidenta, Mónica Oltra, para que disparate de la manera que lo hace, cada vez con mayor frecuencia, en sus comparecencias tras la reunión del Consell de los viernes. Si no, que explique cómo, para justificar que su Departamento no paga los dos meses de sueldo que debe a los trabajadores del centro ocupacional «Los Silos» de la localidad de Burjassot, les insta a acogerse a un crédito del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) al uno por ciento. «Así no tendrán tensión de tesorería».

De verdad ¿puede un político utilizar semejante dislate como argumento? ¿está ella sin cobrar dos meses? Imaginemos lo que saldría de su boca si un conseller del PP se escudara en semejante razonamiento. Por si era poco, amplió su diatriba en que al citado centro se le iba a renovar el contrato y, por tanto, los afectados iban a mantener el trabajo. ¿Piensa que ella no puede decir lo mismo del suyo? No creo porque, al menos, será diputada de Les Corts en caso que no repetiera el cargo que ostenta.

Eso sí, el mismo día mostró una disposición absolutamente diferente al referirse a los trabajadores de unas empresas de limpieza con el pago de nóminas atrasado. «Es intolerable que una empresa no pague a sus trabajadores. Las que tengan antecedentes por impago no deberían acceder a contratos de la Administración». Le faltó añadir siempre que no se trate de una empresa pública o de mi Conselleria. ¡Todo un despropósito! No sé, no sé, algo pasa con la vice.

Así es la vida.