Trump, Franco y Sánchez se cuelan en Les Fogueres

El «ninot» de Donald Trump vestido de Napoleón en la hoguera de San Blas.
El «ninot» de Donald Trump vestido de Napoleón en la hoguera de San Blas.

El poderío militar de Donald Trump, la polémica por el traslado de los restos del dictador Francisco Franco y los pactos postelectorales de Pedro Sánchez protagonizan la crítica satírica de los «ninots» que acompañan a las Hogueras de Alicante.

Un total de 182 monumentos, mitad adultas y mitad infantiles, se reparten a lo largo y ancho de la ciudad durante estos días antes de que, en la medianoche del lunes al martes, sean pasto del fuego durante la tradición de la «cremà».

Entre los «ninots» que son centro de la ironía y que quedarán reducidos a ceniza en apenas 48 horas, el de Donald Trump de la hoguera del Polígono de San Blas, donde aparece inconfundible con su amarillo tupé y vestido a lo Napoleón sobre un pulpo que extiende sus tentáculos sobre un misil.

«Este emperador actual camina hacia la ruina, al mundo lo trata fatal y se pelea hasta con... la China», advierte la leyenda sobre el presidente norteamericano.

Franco parece resucitar en la hoguera de la Diputación de Alicante y sonríe tumbado «cara al sol» sobre una hamaca con los colores nacionales y, mientras piensa «virgencita, que me quede como estoy», lee el libro «Manual de resistencia», de su ‘amigo’ Pedro Sánchez.

El líder socialista aparece en multitud de hogueras, por ejemplo como un sultán disfrutando del espectáculo del baile de sus odaliscas, que son Albert Rivera u Oriol Junqueras de amarillo con el deseo de erigirse en el «ninot indultado».