Árboles en riesgo por el «pumptrack» de Galileo

La maquinaria trabaja en torno a un arbolado sin protección y sobre el que se deja material

Maquinaria en torno a los árboles, sobre los cuales se deposita material de obra
Maquinaria en torno a los árboles, sobre los cuales se deposita material de obra

El pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento comenzó la construcción de un «pumptrack» en los jardines de José Luis Sampedro en la calle Galileo. Toda una sorpresa para vecinos y oposición. Y lo fue porque no era lo que estaba acordado a través de los cauces administrativos. Estos jardines, una de las pocas zonas verdes de Chamberí, situados sobre la cubierta del Centro de Mayores Blasco de Garay, y que se encontraban en un estado de semiabandono, iban a ser reformados según se acordó en el proyecto de presupuestos participativos y en el pleno de distrito de junio de 2017. Sin embargo, el Ayuntamiento optó por acometer en el parque un circuito de bicis para niños de entre 3 y 12 años, proyecto que finalizará a principios de 2019 y que contará con una inversión de unos 180.000 euros. El pasado 8 de octubre, el pleno del distrito votó en contra de la obra gracias a los votos de PP, PSOE y Cs. Sin embargo, la construcción del «pumptrack» no sólo sigue adelante: también podría poner en riesgo los escasos árboles que quedan en los jardines.

Así lo ha denunciado el PP, que esta semana ha comprobado cómo la maquinaria pesada ha trabajado en torno al arbolado sin medidas de protección algunas, mientras que el material de obra permanece apoyado sobre los árboles durante horas. Unas actuaciones que podrían suponer una infracción grave del artículo 11 de la Ley de Protección y Fomento del Arbolado Urbano de la Comunidad de Madrid: «La realización de cualquier actividad en la vía pública que de modo directo o indirecto cause daños al arbolado urbano, en ausencia de medidas tendentes a evitarlas o minimizarlas o siendo estas manifiestamente insuficientes». El texto también sanciona en el mismo grado «la falta de diligencia precisa para llevar a cabo las medidas restauradoras establecidas». Según la legislación, estas actuaciones podrían acarrear multas de 10.001 a 100.000 euros.

Para Pedro Corral, concejal del PP en el distrito, «estamos ante la enésima contradicción de un Gobierno municipal que desmiente a diario sus propias consignas». Y es que no se entiende que, «a pocos metros del experimento de Galileo –la polémica conversión peatonal de un tramo de esta calle de Chamberí– , que era clave para salvar al mundo del cambio climático y que fracasó por provocar atascos que contaminaban más, vemos cómo se opera con maquinaria sin proteger, como obliga la ley, los escasos árboles en las reducidas zonas ajardinadas de Chamberí».

En opinión de Corral, el Gobierno de Manuela Carmena «hace siempre lo contrario de lo que dice. Poner una jardinera sobre el asfalto de la calle Galileo es la revolución verde mundial, pero, a pocos metros, se pone en riesgo el arbolado de los pocos jardines que tiene Chamberí por unas obras».