Carmena deja fuera de las ayudas de comedor a las escuelas infantiles

La decisión del Ayuntamiento de crear su propia red de centros para niños de hasta tres años impide a las familias con necesidades acceder a los precios reducidos que financia la Comunidad, lo que obligará al consistorio a asumir el coste total.

Imagen de archivo de unas de las 56 escuelas infantiles de titularidad municipal
Imagen de archivo de unas de las 56 escuelas infantiles de titularidad municipal

La decisión del Ayuntamiento de crear su propia red de centros para niños de hasta tres años impide a las familias con necesidades acceder a los precios reducidos que financia la Comunidad, lo que obligará al consistorio a asumir el coste total.

A partir del próximo curso escolar, el que arranca el próximo mes de septiembre, las 56 escuelas infantiles del Ayuntamiento de la capital abandonarán la red pública de la Comunidad de Madrid. La decisión unilateral del Gobierno de Manuela Carmena de crear su propia estructura de escuelas para niños de entre cero y tres años tendrá como consecuencia inmediata la pérdida de la aportación económica directa, de en torno a los seis millones de euros, que el Gobierno regional da anualmente para el funcionamiento de los 56 centros de propiedad municipal. El Ejecutivo de Ahora Madrid ya daba por descontada la pérdida de esta partida cuando, en mayo de 2016, anunció su intención de abandonar la red autonómica. Sin embargo, no será éste el único perjuicio al que tendrá que hacer frente el consistorio. La salida de estas escuelas de la red pública que depende de la Consejería de Educación significará también la pérdida de las becas de comedor que concede la Administración autonómica para las familias más desfavorecidas y con menores ingresos.

Actualmente, los padres y madres de 1.300 niños que acuden cada día a alguna de las escuelas municipales se benefician de estos precios reducidos en el servicio de comedor, lo que representa el 16% del total de 7.900 alumnos de estos centros. Se trata de becas en las que la Comunidad de Madrid aporta 1 o 3 euros en función del nivel de renta de las familias sobre los 4,60 euros que cuesta el menú diario. La parte restante del coste de este menú lo sufraga el propio consistorio. En el curso 2017/2018, el Ayuntamiento de la capital tendrá que asumir el coste íntegro. Una circunstancia con la que no contaban en el Gobierno de Carmena cuando optaron por abandonar la cobertura autonómica, pero con la que se han encontrado durante las negociaciones que ambas partes vienen manteniendo en los últimos meses para articular la desconexión de las escuelas municipales de la red regional: «Nos hemos encontrado con este escollo en las conversaciones con la Consejería de Educación porque nosotros pensábamos que sí íbamos a poder acceder a estas becas», reconoce a este diario la primera teniente de alcalde y delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras.

Precio reducido

Fuentes de la Consejería de Educación, sin embargo, ponen el acento en la incoherencia que supone abandonar voluntariamente la red pública regional y pretender seguir recibiendo los mismos servicios: «El precio reducido en el comedor lo subvenciona la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento tendrá que dejar de recibir estas ayudas».

La Comunidad y el Ayuntamiento actualmente están cerrando los detalles de la salida de las 56 escuelas municipales de la red regional así como los relativos a un nuevo convenio de colaboración sobre algunos servicios que la Consejería de Educación seguirá prestando en estos centros el próximo curso. En este contexto, la pérdida de las becas de comedor obligará al Gobierno de Carmena a rehacer sus cálculos iniciales, ya que, como reconoce Higueras, este escollo «nos ha descuadrado». Preguntada por el coste total que implicará crear la nueva red de escuelas municipales, la número dos del Ejecutivo de Carmena subraya que su área y el equipo de Hacienda están en este momento cerrando el cálculo. Hasta ahora, la Comunidad de Madrid aportaba el 60% del coste de funcionamiento de estas 56 escuelas, mientras que el Ayuntamiento asumía el 40% restante. Desde septiembre, con la pérdida de los seis millones de aportación autonómica, el consistorio asumirá de forma íntegra el importe total. A esa factura, tendrá que sumar el pago total de las becas de comedor así como el sobrecoste adicional que supone el compromiso del Ejecutivo de Ahora Madrid de rebajar las cuotas. Para el presente curso, el Gobierno de Cristina Cifuentes ya aplicó para todas las escuelas de la red pública regional una rebaja del 20% de las cuotas respecto a lo que las familias pagaban el año anterior.

El Gobierno de Carmena hizo pública su intención de abandonar la red autonómica de escuelas infantiles en mayo del pasado año. Meses después, en octubre, logró sacar adelante la nueva ordenanza en el Pleno de Cibeles con el voto favorable de los concejales de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos y el «no» del Partido Popular. Marta Higueras defiende la decisión del Ejecutivo municipal en la necesidad de «recuperar la calidad que ahora no tienen estos centros». Fuentes de la Consejería de Educación subrayan, sin embargo, que el abandono de la red regional no tiene ningún precedente en el resto de municipios de la Comunidad, ya que implica dejar de percibir financiación, las becas de comedor y otros servicios importantes como, por ejemplo, la asistencia de los equipos que tratan a los niños con necesidades especiales o el hecho de formar parte de los procesos de admisión que coordina el Gobierno regional y que agrupa al conjunto de las escuelas públicas.