Carmena: «No me pidáis muchas veces que dimita, que tengo unas ganas de irme a mi casa...»

La alcaldesa visitó Carabanchel, donde recibió duras críticas por la falta de limpieza

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Solo un día después del final del congreso de Vistalegre, la alcaldesa de Madrid mantuvo un encuentro con los vecinos de Carabanchel. La visita de Manuela Carmena al barrio en el que Podemos abandonó los círculos y se institucionalizó no fue un paseo tranquilo. Los vecinos recriminaron a la líder de Ahora Madrid, que acudió acompañada por el primer teniente de alcalde, Nacho Murgui y de la concejala del distrito, Esther Gómez, la suciedad acumulada en las calles de Carabanchel y, lo que dolió más, que el Ayuntamiento no limpie lo suficiente. Así, se quejaron de la «falta de limpieza de los contenedores» al mismo tiempo que señalaron la falta de fumigación, lo que denunciaron que provoca «plagas recurrentes de cucarachas y ratas». La alcaldesa, que acude mensualmente a estos encuentros con vecinos para «escuchar las críticas y mejorar todo lo posible», respondió a las demandas pidiendo a los ciudadanos de Madrid que no «depositen basura fuera de los contenedores» porque provoca un «ensuciamiento artificial».

Los vecinos también recriminaron al Ayuntamiento que «sólo recoge los contenedores cuando los vecinos llaman quejándose». Aunque reconocieron que ayer, antes de que acudiera la alcaldesa, las dos calles principales del barrio «fueron limpiadas a conciencia». Una de las representantes de la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto no dudó en afirmar que «Carabanchel da pena en ocasiones».

En medio de estos reproches algún vecino pidió directamente a gritos su dimisión. La alcaldesa aseguró en primer lugar que se siente «satisfecha» con el trabajo que se hace al frente del Ayuntamiento desde llegada de Ahora Madrid y aseguró que ella se comprometió en 2015 a estar cuatro años en la Alcaldía y confirmó que por ello se mantendrá: «Ni un día más ni un día menos», señaló.

«No me lo pidáis muchas veces –en referencia a la dimisión– porque tengo unas ganas de irme a mi casa...», bromeó después de que un asistente que acudió al encuentro «Un mes, un distrito» volviera a pedir su dimisión por «incompetente». «Me toca dirigir un equipo que está funcionando, nada lo hace una persona sola. El cambio en Madrid es verdad pero no es una tarea mía sola sino de todo el equipo», afirmó la regidora.