Carmena venderá sus pisos a los vecinos de Las Victorias

El Ayuntamiento rectifica y retirará el recurso que mantiene abierto en la Justicia para que los 250 inquilinos puedan adquirir sus viviendas

La concejala Marta Higueras se reunió ayer con los vecinos de Las Victorias
La concejala Marta Higueras se reunió ayer con los vecinos de Las Victorias

El Ayuntamiento rectifica y retirará el recurso que mantiene abierto en la Justicia para que los 250 inquilinos puedan adquirir sus viviendas

«Se cumplirá la sentencia». Así anunciaba ayer la delegada de Equidad, Marta Higueras, la retirada del recurso impuesto a la sentencia que obliga a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) a vender las 250 casas de la Colonia de Las Victorias. De esta forma se ejecutaría el dictamen del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 9 de Madrid, que defiende el derecho de los inquilinos a ser propietarios de las viviendas.

«Sin quererlo, os hemos dado un disgusto», se manifestó Higueras, quien se disculpó por el daño causado a los vecinos en una reunión que organizó para transmitirles su mensaje. También acordó el plazo de dos semanas para la emisión de las ofertas de venta. Los vecinos se manifestaron aliviados, pues la situación les ha hecho «malgastar una gran cantidad de tiempo y dinero por una gran injusticia», declaraba Carmen González, presidenta de la asociación vecinal que los ha representado.

En un principio, la EMVS decidió en el año 2009 desechar el precio de venta acordado para otros casos similares, como el de los vecinos de la Colonia Girón, que abonaron entre 1,5 y 3 millones de las antiguas pesetas por sus pisos. La EMVS decidió sustituir esta cifra por un precio mucho mayor: 180.000 euros si optaban por la compra o 600 euros en el caso de que decidieran continuar en régimen de alquiler. Un «escándalo» que se traducía en 30 millones –los vecinos de Las Victorias tienen 75 años de media y continúan pensando en pesetas– y que tenía como objetivo el dehacerse de este tipo de colonias mediante enajenaciones. Para las familias que residen en Las Victorias, suponía tener que pagar diez veces más el precio por el que los inquilinos de la Colonia Girón habían obtenido sus viviendas y la otra opción, consistente en el alquiler, tampoco era más alentadora, ya que se trataba de un arrendamiento un 377% más caro que el que estaban pagando en ese momento.

Los inquilinos se sintieron «asfixiados» ante pretensiones monetarias tan altas y que se oponían radicalmente a la concepción de estas viviendas. Construidas en el año 1952, fue exigencia de su propietaria, una marquesa, que fueran destinadas a familias humildes a cambio de un pequeño alquiler. Sin embargo, los vecinos tomaron el mando y pusieron su problema en manos de la Justicia. Tras siete años de batalla legal contra el Ayuntamiento, dos sentencias a favor de los inquilinos y una reiteración de recursos impuestos por el Gobierno de Ahora Madrid, el proceso parece llegar a su fin.

Ahora el consistorio tiene la obligación de retractarse y de cumplir con el fallo del TSJM: poner a la venta las casas en las mismas condiciones económicas que ya hizo en las residencias que integran la colonia de Girón, en el distrito Latina. «Han metido la pata y ahora vienen a mejorar el asunto, pero no me parece que haya que darles las gracias por ello», manifestaba uno de los vecinos, el cual se mostraba insatisfecho con una situación de incertidumbre y altibajos. «No nos merecemos el trato que hemos recibido», declaraba González y destacaba el hecho de que las familias que allí viven han visto afectada su calidad de vida. Aún así se muestra satisfecha con la labor realizada por la asociación ,que ha actuado con rapidez y sin descanso por defender los intereses de los vecinos ante los continuos varapalos del consistorio. Por fin serán propietarios.